Una muesca en el corazón

Este fin de semana he tenido una experiencia vital. He vivido, he sentido, he reído, he conectado, he estado.
Este fin de semana he estado en Urdaibai, Euskadi, reserva de la biosfera. Como cierre del máster que ya he comentado en varias de mis entradas en el blog, el MPA (MBA con la P de personas), hemos pasado un fin de semana casi todos los alumnos y algunos profesores juntos en este enclave precioso y formidable.


Salimos el viernes por la mañana de la puerta de la escuela, lugar dónde hemos vivido todos juntos, tardes y mañanas de auténtica pasión, emoción y corazón, momentos que han llenado mi vida de grandes experiencias.
En Madrid nevaba con ganas, y la previsión del tiempo no era nada alagüeña para emprender el viaje. Nos fuimos encontrando todos delante del autocar que nos iba a llevar en este viaje. A medida que iban llegando mis queridos compañeros, se iban amontonando las maletas debajo del tejadillo de la puerta de un aparcamiento que está al lado de la puerta de escuela. Abrazos, risas, besos, palabras, historias se mezclaban en el ambiente frío.
Tomamos un café todos juntos y subimos al autocar. Nadie se planteó la posibilidad de anular el viaje debido a la climatología, no entraba en nuestros planes dejarlo para otro día, este era nuestro momento. Así que a las 10.30 nos subimos al autocar Rubén, Nekane, Manuel, Víctor, Montse, Zoe, Juan Carlos, Malena, Miluca, Cristina, Miguel Ángel, Rosa, Oscar, Andrés el conductor y yo.
La salida de Madrid fue terrible, casi dos horas y media para tomar la A-I, pero dentro del autocar se vivía otro clima distinto, fuera nevaba, los coches se amontonaban en los arcenes, circulaban nerviosos, pero dentro la calidez de las personas covertían el autobús en un paseo por una playa tropical al amanecer.
En el ambiente bullía la risa, la emoción, hablando unos con otros, moviéndonos de un lado a otro, para comentar esto o aquello.
Pasé gran parte del viaje con Manuel, ese gran tipo que ya comenté en mi entrada anterior, un buen amigo. Nekane, una mujer increible y fascinante, brillante y despierta, con una sonrisa llena de luz, inteligente, muy agradable, observadora y atenta con todos nosotros. Este año nos ha regalado su sabiduría, su conocimiento y todo el cariño que llena su gran corazón. En la parte trasera del autobús también estaba Rubén, un crack en todo su esplendor, divertido, rebelde, rompedor, listo como un hurón, atento a todo lo que se mueve a su alrededor, con una claridad de ideas impresionante, brillante en su trabajo, y muy cariñoso con nosotros. También estuvo mucho rato mi queridísima Montse, un amor, una preciosidad. El gran Víctor compartió con nosotros algún rato, Malena se acercó alguna vez, con su sonrisa simpática y encantadora, Miluca, alegría y sonrisa, compartió también algunos momentos del largo camino hasta salir de las cercanías de la ciudad. Rosa se acercó a saludarnos y a vernos también alguna vez, así como Oscar.
Un personaje realmente increíble, la pequeña Zoe, estuvo casi todo el viaje con nosotros. Zoe me ha dejado maravillado unas cuantas veces este fin de semana, tímida, despierta e inquieta, sonriente y con una mente fascinante, absolutamente imprescindible en este viaje. Zoe estuvo como una campeona todo el viaje jugando, charlando con unos y otros, riendo y escuchando atentamente a todo el mundo. También pasó mucho rato por la zona trasera Juan Carlos del que no dejo de aprender cosas, todo un personaje, una persona brillante como pocas he conocido, inteligente y creativo.
Nuestro plan era recoger a María en Burgos y comer con ella camino del norte. Pero el monumental atasco a la salida de la ciudad y las dificultades en la carretera nos hicieron parar a comer a apenas 100 kilómetros de Madrid, todavía a 130 km. de Burgos, así que llamamos a María para advertirle de la situación, y proponerle que comiera por su cuenta a la espera de nuestra llegada.
Después de comer nos pusimos en marcha de nuevo camino de nuestra siguiente parada, Burgos. Muchas más dificultades en la carretera antes de llegar a Burgos sobre las ocho de la tarde. Allí recogimos a María, que estaba que se subía por las paredes de los nervios, que había pasado todo el día esperando nuestra llegada.
María, uno de mis queridos amores en esta experiencia, mi amiga, subió al autocar cargada de provisiones y continuamos camino hacia el aeropuerto de Bilbao, dónde habíamos quedado con otro de mis amores, Mª del Mar. Estuvo esperándonos unas cuantas horas, que aporvechó estupendamente paseando por Bilbao.
Por fin estábamos todos en al autocar, estábamos completos y a punto de seguir la aventura que había empezado por la mañana para salir de Madrid.
LLegamos sobre las 23.30 a Ibarrangelu para cenar. Una cena estupenda, como siempre que he comido en este maravillosa zona, abundante y muy rica.
Después nos hemos distribuido en dos casas, unos han ido a la mítica Txopebenta y otros nos hemos ido al hotel Ermintxo, no sin antes entrar a saludar a la anfitriona en Txopebenta, Arantxa, una mujer encantadora, muy amable y cariñosa, y a que nos enseñara la increible casa rural en la que algunos iban a pasar el fin de semana y que iba a ser nuestro punto de reunión y lugar de trabajo.
A la llegada al Hotel nos distribuimos las habitaciones y acordamos tomar unas copas todos juntos para charlar y pasar un rato agradable. Nos reímos y nos divertimos, nos seguimos conociendo, nos contamos muchas cosas, fue una velada muy agradable.
A eso de las 8.00 nos levantamos para desayunar a las 8.30 en el hotel. Nos vinieron a recoger el resto de compañeros en un coche y los amables dueños del pequeño hotel nos prestaron dos coches más para poder ir al Bosque de Oma, pintado por Agustín de Ibarrola.

Tres kilómetros andando para llegar al lugar, en el camino, aire puro, contacto con la naturaleza, percepción del entorno, conexión con el maravilloso paraje que nos acogía. Charlamos animadamente con unos y otros, de esto y de aquello, se me hizo cortísimo. Al llegar al lugar donde Ibarrola pintó los troncos de los pinos, descubrimos la maravilla de la obra del artista. Más de 500 pinos de Monterrey pintados. Es difícil describirlo, es mejor vivirlo y sentirlo en primera persona, muy recomendable.
De vuelta al aparcamiento dónde habíamos dejado los coches, de nuevo charla animada, risas, sonrisas y un ambiente fantástico entre nosotros. LLegamos a un bar y nos tomamos unas cervezas con unas rabas, al aire libre, intentando captar los primeros rayos de sol que asomaban por detrás de la montaña, un gustazo.
Después Juan Carlos consiguió a través de Arantxa (la propietaria de Txopebenta) que nos abrieran el Centro de Recuperación de especies de Basondo. Itziar nos llevó entre los animales que allí viven, y nos dió unas explicaciones de en qué consiste este centro y qué hacen allí. En realidad no es un zoo, es un refugio para la fauna silvestre amenazada. Hay linces, bisontes europeos, jabalíes, zorros, lobos, entre otras muchas especíes.
Después nos fuimos a comer, lo hicimos en Atxoste, no sin antes sufrir un pequeño contratiempo. A mitad de camino, uno de los tres coches que llevábamos sufrió una avería, y tuvimos que reorganizarnos. A pesar de que parecía que alguien tendría que perderse la comida o parte de esta, al final y en un tiempo récord el asunto estaba encarrilado y solucionado, los astros se habían alineado para que la avería no nos supusiera ningún problema. Un par de decisones bien tomadas y la acción contribuyeron a la alineación de los astros.
Comimos y casi al final de la comida ha aparecido Javi, que venía desde Madrid, luchando contra el tiempo y la climatología.
Por la tarde, después de comer, nos fuimos a las playas de Laga y Laida. Paseamos por la playa, sentimos el mar, y disfrutamos del atardecer y una temperatura muy agradable.

A eso de las 18.00 hemos empezado en Txopebenta nuestra sesión de trabajo. Hemos presentado todos nuestra Marca Personal, labor que nos encargó Rubén después de darnos las pautas para poder hacerlo y hacerlo bien. Rubén es un experto en Estrategia Personal, y ha compartido con nosotros sus conocimientos y su saber sobre el asunto.
Cada uno ha expuesto su proyecto y su Marca Personal y después de cada exposición, entre todos hemos intentado mejorar lo que cada uno había trabajado. Ha sido una muy buena sesión de trabajo, que me ha sido muy útil.
Después Nekane nos ha sentado en círculo alrededor de la chimenena y ha apropuesto un par de temas para debatir. Como experta en Ética, Valores y equilibrio de vida, y través de sus enseñanazas de este curso, ha dirigido el debate en la conexión de la Marca Personal con estos pilares que sustentan a las personas en su hacer profesional y personal.
Una tarde maravillosa, en la que hemos compartido y aprendido, en la que nos hemos entregado a nuestros compañeros y profesores. La cosa hubiera dado para toda la noche, pero a las 21.00 Juan Carlos ha cerrado la sesión y nos hemos ido a cenar al hotel dónde estábamos alojados unos cuantos.
Después de una cena fantástica los que habitaban Txopebenta se han retirado y los demás nos volvimos a juntar para tomar una copa y charlar animadamente de muchos y variados temas. De nuevo risas, cariño, y una conexión entre nosotros realmente única.
A eso de las 09.00 desayuno en Txopebenta y después otra sesión de trabajo. Primero Miguel Ángel nos ha propuesto a través de la tecnología la ruptura con los sistemas cerrados, nos ha expuesto los nuevos conceptos, las 8 competencias planteadas por la Unión Europea en el año de la creatividad y la innovación.
Después Juan Carlos a través de un trébol dibujado por María, nos ha planteado través de este el Talento-Marca personal, la Tolerancia-Ética, la Tecnología-Era Conceptual y el Liderazgo.
Como colofón, Juan Carlos nos ha pedido que expusiéramos uno a uno nuestra lección vital de este MPA.
Ha salido, la pérdida del miedo a avanzar, arriesgar, los cambios de paradigma, y muchas otras cosas, pero sobre todo nuestra lección vital hemos sido nosotros mismos con los demás, lo que nos hemos regalado unos a otros, con generosidad, nos hemos entregado nuestros corazones, nuestras almas y nuestras mentes. Nos hemos hecho los unos a los otros, nos hemos completado y llenado.

A las 11.00 hemos recogido y nos hemos subido al autocar para visitar Mundaka y Bermeo, y después nos hemos ido al Aeropuerto a dejar a Nekane que se iba a Barcelona y a María del Mar que si iba a Sevilla. Hemos retomado la marcha y nos hemos dirigido a Burgos, parando antes a comer en una estación de servicio. En Burgos hemos dejado a María, ha bajado del autocar apenada y triste.
Camino de Madrid Manuel, Víctor y yo hemos tenido una charla larga y tranquila, Víctor nos ha movido a la reflexión y a poner en marcha las cosas en las que creemos, o a luchar contra las que nos parecen injustas.

Ha sido un retorno triste. Al llegar a Madrid, nos hemos despedido y cada uno se ha ido a casa.

Hemos echado mucho de menos a Esther, a Núria, a Jacqueline y a Miguel, además de muchos profesores que nos hubiera encantado que hubieran estado con nosotros compartiendo este fabuloso fin de semana/fin de Máster.
Como ya comenté en mi entrada anterior, este curso me ha servido entre muchas otras cosas, para descubrir. He descubierto, sobre todo, a personas, grandes personas. Gente que hoy son mis amigos, gente a la que recordaré el resto de mi vida aunque no los vuelva a ver.
Entendimiento, respeto, amor, corazón, mente, alma, espíritu, saber, pasión, sentimiento, entrega, y muchísimo más. Son regalos que me llevo conmigo y que me han hecho una muesca en el corazón, una marca que llevaré siempre conmigo, porque elllos forman parte de mí.
Hasta pronto.
Anuncios

9 pensamientos en “Una muesca en el corazón

  1. Fabuloso Pau,

    Realmente me has ayudado a recordar de nuevo muchas de las sensaciones vividas. Gracias por acordarte de los que no estuvieron y de dedicarme una palabras tan halagadoras 🙂

    Todo es cuestión de insistir jejeje

    Un abrazo

  2. Impresionante blog, Generoso con los demás,inteligente, respetuoso, coordial, lleno de emociones positivas y aprendizajes. En realidad ese eres tú, mil gracias por ser como eres, simplemente LUZ.

    Nekane

  3. Que decirte Pau, ya sabes que ha sido una experiencia genial, gracias por estar ahí en cada momento,
    Es genial, sigue así
    NOS vemos muy pronto ya sabes
    Un beso grande!!

  4. Gracias Montse, lo que esta hecho de verdad con el corazón, es auténtico, y la mayoría de veces es precioso en su especie.

    Me has sonrojado Nekane. Mi luz no luz sin los que la alimentáis, así como un mago no hace magía sin el público que le observa. Mil gracias Nekane, me has regalado mucho.

    La experiencia ha sido nuestra Marysea, y eso la ha hecho especial, cada uno lo ha convertido en una ´luz poderosa y única. Somos el arco iris, todo luz y color.

  5. Pau, eres grande, un fuerte tronco del bosque al que me abrazo cuando necesito energía, al que llamo cuando estoy triste, el que me escribe cuentos para animarme, el que pone palabras a los sentimientos que nos rondan a todos por la cabeza estos días.
    Ya te he contado que mis recuerdos de Urdaibai están dibujando un cuadro en mi mente, porque es así como surge la pintura, a partir de imágenes que quieren salir provocadas por experiencias que dejan muescas. Espero terminarlo pronto y dedicárselo a todos los que formáis este arcoíris y en especial a mis dos colores favoritos: color MAR y color PAU.

  6. Muchas gracias María. Espero con deseo ese cuadro, y van dos q tenemos pendientes, el del libro y este. Ya sabes que conseguir el tiempo para hacerlo, sólo depende de tí y de como priorices.
    Un beso!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s