Después de muchos años II

Cuando por la tarde salió de la última entrevista, tenía la decisión tomada, se iba a centroamérica. Tenía tres semanas para los preparativos, pasaporte, visados, vacunas, y demás asuntos legales. Tenía que comprar algo de ropa, casi todo lo que tenía no le serviría en la selva o en la jungla. Tenía un montón de trajes, camisas de algodón, y muchas corbatas, y muy poca ropa cómoda de verdad, no la había necesitado nunca, sólo cuando iba a esquiar llevaba la ropa que a él le gustaba de verdad, cómoda, amplia y colorida.

Habían pasado las tres semanas y estaba en el aeropuerto esperando para embarcar, su primer destino Bogotá. Estaba sentado en la sala de espera y su cabeza bandeaba ideas. Todavía no había pasado un mes desde su renacer, y ya se encontraba feliz, todo había cambiado mucho en apenas cuatro semanas. Había regalado casi toda su ropa, había repartido sus bienes entre sus amigos y la organización para la que ahora trabajaba, sólo se quedó con el sofá, el ordenador portátil, la mesa del comedor y sus sillas, la cama y sus extensas colecciones de discos y libros. Alguna que otra alfombra, un par de cojines grandes que usaba para sentarse en el suelo y lo imprescindible de la cocina. 

Despertó cuando el avión tomó tierra, había dormido casi todo el viaje, estaba muy relajado, nada le rondaba la cabeza, era libre y estaba feliz.

Al bajar del avión, recogió su mochila y se dirigió a la salida. Allí le esperaban dos compañeros de la organización. Se presentaron con un fuerte abrazo, le daban la bienvenida a la família.

Su labor consisitía en ayudar a alfabetizar a niños de las aldeas del interior del país, aldeas dónde apenas llegaba el agua y la luz, dónde vivían de cultivar coca. Aldeas controladas la mayoría por la guerrilla. Aldeas dónde a nadie le daba de comer que los niños aprendieran a leer o a escribir. Esta era su labor principal, pero con el paso de los meses se dió cuenta de que podía ayudar en muchas más cosas. Podía enseñar a cantar, a bailar, a jugar, a disfrutar de las pequeñas cosas, a tomar consciencia de lo que ocurría a su alrededor.

Se enamoró locamente de la sonrisa de los niños, de su pasión por vivir, de sus ganas de aprender y de vivir intensamente todas las experiencias que la vida les ponía por delante.

Estuvo casi diez años rondando por el centro y el sur del continente americano. Diez años en los que vivió momentos de peligro, de hambre, de tristeza, de frustración, de impotencia, pero también de alegría, de amor, de felicidad, de satisfacción, de aprendizaje y de plenitud. Los había vivido entregando todo lo que tenía y sabía. Todos esos años le habían covertido  en una persona completa, en un gran hombre, en todo un personaje, en un sabio, en un luchador, en una persona sensata y paciente, que era capaz de convivir e interactuar con la naturaleza y el entorno que le rodeaba, de sentir, de emocionarse, se había convertido en un héroe, un héroe de los de verdad.

Estaba de nuevo en su casa, había decidido descansar unos meses y reforzar sus labores de ayuda y colaboración con las ONG’s, Ahora su experiencia era mucho mayor, podía afrontar mayores retos y aportar mucho más.

Cuando llevaba un par de meses en casa, se sentía de nuevo deshubicado, una cosa era ir a casa un par de semanas o incluso un mes, sabiendo que su partida estaba cerca, y otra muy distinta era estar en casa sin tener claro el día de partida. Había dejado de trabajar para la organización después de 10 años por unas desavenencias con el nuevo responsable de la organización. A él no le agradaba el nuevo enfoque, necesitaba acción y ahora la cosa estaba a la espera de unos permisos de este o aquel gobierno.  Sabía que esa labor era necesaria, pero la burocracia le aburría enormemente, necesitaba más acción, y últimamente a cada paso había que rellenar un formulario solicitando esto o aquello.

De nuevo inició la búsqueda, y tras unas cuantas entrevistas, decidió poner rumbo a África, con una organización captaneada por un médico de renombre que lo había abandonado todo para ayudar en el gran continente.

Empezó en Etiopía, ayudando a vacunar a la población infantil contra la malária, enseñándoles a leer y a escribir, y como había hecho en América, a jugar, a aprender, a sentir y a vivir con otra prespectiva. 

Se sorprendió de la amabilidad de la gente, de las grandes sonrisas que le dedicaban, de lo hospitalarios que eran con los extraños. Aquello era otro mundo, a nivel humano eran muy superiores que nosotros los occidentales. Durante más de 25 años estuvo en Zimbawe, Mozambique, Rwuanda, Uganda, Kenia, Tanzania, Liberia, Sierra Leona, Ghana, y Sudáfrica.

Sudáfrica le sorprendió especialmente, la fortaleza de aquellas personas, y su capacidad para subsistir tantos años bajo el imperialismo salvajo y violento que les tuvo subyugados a fuego y sangre. Se estudió la vida entera del gran hombrey gran héroe que era Nelson_Mandela. Gracias a él, el pueblo había superado una transición política pacíficamente y ahora Sudáfrica era un país que estaba prosperando a pasos de gigante.

La experiencia en África aún fue más increíble que en el continente Americano.

Las experiencia vitales vividas le forjaron, le hicieron más persona, más hombre, más habitante de este planeta, formaba parte de la historia de este mundo, había hecho mucho por él y por las personas que lo habitaban.

Ahora ya se había retirado, había vuleto a su casa y no tenía las fuerzas para seguir haciendo lo que le había devuelto a la vida, a la vida de verdad, la que el día que nació, su madre le regaló.

Continuará…

Anuncios

3 pensamientos en “Después de muchos años II

  1. Gracias Kike. Te agredezco mucho tu fidelidad a mi blog, y tus comentarios, siempre de ánimo y apoyo.
    Un abrazo amigo.

  2. Son bonitos los paisajes xD.Pero los videoclips no me va demasiado buien como las imagenes me gustaria ir ay jajajaja que gracia me da ja se que no e ido nunca ahy pero algun dia ire y si no voy ire de vacaciones y sera divertido para toda mmmmmmmyyyyyyyyyy familiaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Lo pasaremos pipa lllllllllllllllllllllllllllluuuuuuuuuuuuuuuuugggggggggggguuuuuuuuuuuuuu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s