¿Reconoceremos el talento en un contexto inesperado?

A continuación os dejo una pequeña historia que me hizo llegar mi querida compañera de clase Montse.

Un hombre se sentó en una estación del metro en Washington y comenzó a tocar el violín, en una fría mañana de enero.
Durante los siguientes 45 minutos, interpretó seis obras de Bach.
Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino a sus trabajos. Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico. Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando música. Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha. Algunos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino. Quien más atención prestó fue un niño de 3 años. Su madre tiraba del brazo, apurada, pero el niño se plantó ante el músico. Cuando su madre logró arrancarlo del lugar, el niño continuó volteando su cabeza para mirar al artista. Esto se repitió con otros niños. Todos los padres, sin excepción, los forzaron a seguir la marcha. En los tres cuartos de hora que el músico tocó, sólo siete personas se detuvieron y otras veinte dieron dinero, sin interrumpir su camino. El violinista recaudó 32 dólares. Cuando terminó de tocar y se hizo silencio, nadie pareció advertirlo.
No hubo aplausos, ni reconocimientos. Nadie lo sabía, pero ese violinista era Joshua Bell, uno de los mejores músicos del mundo, tocando las obras más complejas que se escribieron alguna vez, en un violín tasado en 3.5 millones de dólares. Dos días antes de su actuación en el metro, Bell había llenado un teatro en Boston, con localidades que promediaban los 100 dólares.
Esta es una historia real. La actuación de Joshua Bell de incógnito en el metro fue organizada por el diario The Washington Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas. La consigna era: en un ambiente banal y a una hora inconveniente, ¿percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las conclusiones de esta experiencia, podría ser la siguiente: Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos interpretar la mejor música escrita, ¿qué otras cosas nos estaremos perdiendo?

En este interesante experimento, además de lo comentado, podemos notar algunas cosas más.
Cuando estamos en la calle, en el metro, en el autobús, incluso cuando vamos en ele coche, no observamos lo que sucede a nuestro alrededor, no ponemos nuestros sentidos en percibir el entorno. Nos dejamos escapar muchas cosas y perdemos ooportunidades de disfrutar de peuqeñas cosas muy bellas.
Muchas veces me ha sucedido que habiendo pasado muchas veces por una calle, de repente alzo la vista y descubro maravillosos edificios, fachadas decoradas, presiosos balcones, ventanas de colores, o una cosa a la que me aficionado últimamente, a ver los techos de las pisos desde la calle, es incríble ver las lámparas, la decoración que tienen muchos de ellos.
Cuando voy con el coche también me sucede algo parecido. De repente descubro paisajes nuevos en lugares por los que he pasado muchas veces.

paisajes10041

Es muy satisfactorio descubrir, observar, sentir lo que nos envuelve, lo que ocurre a nuestro alrededor. Lo único que hay que hacer es poner los sentidos en lo que vivimos y hacemos todos los días, sentir un poco más nuestro entorno, vivirlo desde un nuevo punto de vista.
Probadlo, veréis que bueno.

Anuncios

13 pensamientos en “¿Reconoceremos el talento en un contexto inesperado?

  1. Hola Pau:
    En primer lugar enhorabuena por tu blog. Me encanta saber que te gustó esta historia que llegó a mis manos de entre un montón de correos que siempre considero “basurilla” y que van a la papelera casi de forma inmediata. Se podría hacer un paralelismo entre el contenido de la historia de Bell y lo que pasa a diario por nuestros correos electrónicos. ¿Somos capaces de encontrar buenas historias, artículos de interés, información valiosa entre todo lo que nos llega a nuestros buzones?
    Sinceramente yo no creo que sea capaz de identificar el talento en una situación inesperada. Creo que soy capaz de identificar cosas buenas, pero si las voy buscando o si soy muy experta en el tema, de lo contrario pasan desapercibidas. A partir de ahora pienso entrenarme y estar bien atenta a lo que sucede a mi alrededor, estoy convencida que hay mucho talento en mi entorno que todavía no he sido capaz de apreciar.
    Gracias Pau. Un beso muy fuerte.

  2. Muy buena reflexión Montse, es verdad, nos llega mucha basura al correo, pero entre ella, devez en cuando aparece una joyita como esto.
    En realidad, es poner tus sentidos al tanto de lo que te rodea, hazlo, verás que bien.
    Un beso con todo mi cariño.

  3. Hola Pau:
    Me ha encantado tu comentario sobre descubrir el talento a nuestro alrededor. A mi me lleva a pensar en un paso más, a descubrir las emociones a través de nuestros sentidos, en este caso la emoción de la música. Si potenciamos la escucha, el olfato, la vista …, descubriremos como nuestras emociones nos hablan, tan sólo hay que escucharlas. Yo ahora viajo más en metro y me entretengo observando a la gente, me imagino sus vidas y pongo a prueba mis emociones. Es importante el fluir de las emociones, siempre nos enseñan algo nuevo.
    Gracias Pau. Un abrazo fuerte.

  4. Gracias Cris, bienvenida a mi huilde morada de expresión y pensamiento.
    Estoy muy de acuerdo con tu reflexión, y ese es el asunto, potenciar nuestros sentido y centrarlos en nuestro entorno, observar, escuchar, en definitiva sentir lo que nos rodea.
    Un beso.

  5. Hoy he estado en una bodega de txacoli, catando vinos.
    Vista, olfato, gusto… pleno uso de los sentidos.
    Pau, creo que eres un gran catador, no permitas nunca que la rutina te atrofie los sentidos.
    No nos conformemos con pasar por la vida, ¡catémosla!

  6. No pienso dejar de hacerlo, es más pienso seguir entrenando mis sentidos para captar mejor la esencia de las cosas.
    Besos.

  7. Pararnos a pensar, a sentir, a escuchar, a saborear… pensemos cuando fue la ultima vez que lo hicimos? Es cierto queremos ver más lejos de lo que podemos y todo lo tenemos tan cerca… una sonrisa por la mañana a tu pareja, un buenos días al que te pita en el cohe… y tantas pequeñas cosas que hacen grande nuestra vida.
    Muchas gracias Pau por compartir con todos! Besos

  8. Hola:

    Verdaderamente me encantó tu historia, es increíble cuan rapidamente puede pasar la vida y como un segundo puede arrebatartela y seguimos sufriendo por el tiempo.

    Empiezo a disfrutar, a vivir, a creer, gracias por que personas como tu, incrementan mis expectativas…

  9. Gracias preciosa, incluso a veces no hace falta ni pararnos, si estasmos atentos lo podemos hacer en marcha, según transcurre todo a nuestro alrededor.
    Un beso Marysea.

    Gracias Xitlallic, no dejes de buscar, que seguro encontrarás. Disfrutar es para mí un objetivo vital, y ello conlleva como apuntas muy bien, vivir plenamente y creer, sobretodo en ti mismo, eso nos hace crecer como seres individuales y relacionales que somos.
    Bienvenido a mi humilde sitio.

  10. A mi me pasa algo similar al ir con el tren.Todos los dias veo esa arboleda,ese parque,ese campo.Nadie se percata, las margaritas pegadas al borde del anden.
    Podria estar horas describiendo estos paisages,talvéz un dia lo haga.

  11. Hazlo Jikara, no lo dudes. Al hacer el esfuerzo por recordar hacemos florecer esas margaritas que ves, ayudarás a tu mente a fijar imágenes que de otra manera, pasarían inadvertidas.
    Gracias por tu comentario y bienvenida al post.

  12. Conversando con alguien entendido en esta materia, me hizo el alcance sobre la extrema sensibilidad.
    Un mínimo porcentaje de la humanidad tiene esta dotación sensorial, lo que hace ser más reflexivo , inclusive con todas las aristas del caso (introversión, depresión etc.)
    Me alegro de pertenecer a este pequeño porcentaje, porque entiendo perfectamente estos comentarios y hasta me erizan la piel al tocarme la fibra, exageradamente en algunos momentos hasta las lágrimas.
    Por supuesto que en todo hay poesía, códigos, complacencia,sufrimiento o resurgimiento…
    A este pequeño mundo pertenece el futuro.
    No se necesitará tener órganos sensoriales, prque la evolución del cerebro humano ya sabe que las sensaciones son parte fundamental en el desenvolvimiento humano y va a evolucionar in extrem..
    ansío desesperadamente poder estar viva en ese gran momento, quizás en ese entonces alguien me entienda, por mientras gozo con el ínfimo placer del oor de mi cale cuando la moja la lluvia o el aroma de las hojas de un libro escolar de mi infancia…
    queline de osorno

  13. hola pues yo solo digo gey que poder es aser y persejir las metas que nos p`ropongamos sa sige asi no agaches la caveza tenla de frente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s