Longevidad y Salud

El pasado domingo, en la 2 emitieron un documental fascinante. El misterio de los centenarios. En le documental se explicaba como en todo el mundo crecen los grupos, o entornos, sí, sí grupos o entornos, en los que la media de edad es superior a la media de la zona, el país o el continente. La mayoría están por encima de la media mundial.

El documental que recomiendo, abundaba en las razones de esta sorprendente longevidad en según qué entornos. El récord lo ostenta Japón, y Okinawa es su estandarte, a pesar de la Batalla de Okinawa, que mermó de manera importante su población.

Foto: 2GM Blog

Una de las teorías de esta longevidad, es que la dieta de los centenarios de todo el mundo es baja en calorías y en la que se consumen pocas cantidades de comida. Lo que favorece una bajísima tasa de enfermedades cardiovasculares. La actividad física de los pastores, intensa y sostenida en Cerdeña, Italia, también repercute en su prolongada edad.

Pero estas no son las únicas explicaciones que sustentan esta extensa longevidad.

A la semana siguiente mi amigo Miguel Ángel me regaló un libro: Fueras de serie de Malcolm Gladwell. En el primer capítulo del libro se habla de las peculiaridades de una población en Pensilvania. Roseto (población italiana situada al sureste de Roma) da también el nombre a una ciudad del estado de Pensilvania (USA), debido a los inmigrantes italianos que se instalaron allí a finales del siglo XIX. Esta población estaba muy por debajo de la medía en enfermedades cardiovasculares, en el libro se dice:

image

El doctor Wolf estuvo investigando con sus colegas médicos y sociólogos de la universidad de Oklahoma (año 1850) y a pesar de que la población tenía hábitos alimenticios muy similares a los del resto de los estados de la costa este, y no realizaban un ejercicio más allá del habitual del ir a trabajar, comprar, etc. sí había un hecho diferencial. La vida social, el entorno de seguridad y el apoyo de la comunidad eran la gran diferencia con el resto de comunidades.

En Roseto se habían importado las costumbres sociales de la madre patria. La vida en la calle, las comidas en familia, el compartir vivienda varias generaciones, facilitaban un estado anímico y emocional que en consecuencia proporcionaba un estado de salud óptimo.

El el documental de la 2, también hablaba de los Adventistas como comunidad muy longeva. En este caso, uno de los factores de la elevada edad de sus miembros y su salud de hierro, al igual que en Roseto, es el soporte y el apoyo de la comunidad y los momentos en “familia”.

En el documental no se hablaba del buen humor, pero se percibía en la gran mayoría de centenarios, sonrisas, carcajadas y positivismo ante la vida. Sin duda, el reir y tomarse la vida con humor les ayuda a vivir mejor y más tiempo.

Hay otro factor que se cita en el documental que me parece de una importancia capital, en la gente de avanzada edad, lo que les empujaba a vivir más, era que le habían encontrado el sentido a la vida, sabían por qué querían vivir, tenían un objetivo vital.

Dos ciudadanos de tercera edad sonriendo a cada uno de los otros Foto de archivo - 6398176

Foto:123RF

No sé si queréis vivir mucho, pero si queréis vivir mejor el tiempo que paséis pro aquí, os recomiendo que sigáis estos ejemplos. Rodearos de una comunidad que os apoyo y os genere seguridad y confort, y tomaros la vida con buen humor, relativizando los problemas y siendo positivos en todo momento.

Es curioso, pero estos también son pilares fundamentales de la Resiliencia, como cuento en mi libro Gana la Resiliencia.

Anuncios

Now I’m Here

Como dice la canción de la gran banda inglesa “now I’m here”. Estoy con ganas de recuperar el ritmo de los mejores tiempos de mi bitácora. Ya son 4 años escribiendo en el blog, primero en el antiguo y después en este con nuevos vientos y nuevas esperanzas.

Como comentaba en mi post anterior, esta entrada va a estar dedicada a mis propósitos del año.

El principio de este año ha sido extraño en lo profesional, tenía un proyecto muy interesante entre manos, ilusionante y novedoso, suponía un giro importante en mi carrera profesional, pero, de momento se ha pospuesto el asunto sin fecha a la vista. A pesar del retraso en la puesta en marcha, no voy a dejar de ir poniendo piezas y construyendo unos fuertes cimientos para que cuando arranque sea un éxito.

Así pues uno de los propósitos de este año es rehacer y empezar a allanar el terreno para este asunto del que no puedo contar mucho más por respeto a los implicados. Sé que esto es poco concreto, pero “hasta aquí puedo leer” que decía aquella famosa frase del 1, 2, 3.

Mi siguiente propósito es seguir igual de comprometido y con las mismas fuerzas que lo he hecho hasta ahora en el proyecto que sigo desarrollando, en mi empresa de los últimos 10 años. Compromiso buscando nuevos negocios, nuevas fuentes de ingreso y produciendo. Con sesiones formativas, talleres experienciales, y sesiones de coaching, tanto grupales como individuales.

Los siguientes son referentes a mi desarrollo personal.

Primero, lectura, ya que en el último año casi no he leído nada, o menos. El trabajo y la familia me han absorbido el tiempo, pero eso no es excusa, es cuestión de organizarse, y eso sé muy bien como se hace. Mi objetivo 25 libros este año, en un principio me había propuesto 40, pero eso está fuera de mi alcance con el tiempo del que dispongo, por tanto he ajustado mi objetivo y lo voy a conseguir. En esta línea, si alguien tiene alguna propuesta de lectura, se aceptan sugerencias.

Segundo, cinco horas de lectura de blogs y escritura en el mío, además de comentar en blogs amigos y otros. En este apartado, mi objetivo es escribir al menos tres entradas a la semana.
Tercero, ya que paso menos tiempo con mis niñas y mi pareja del que querría, el tiempo que esté que sea de calidad, buscando armonía y entendimiento, educación y ayuda. Además añado a este objetivo incrementar el tiempo a compartir con mi pareja, más comunicación y menos televisión, o similares.

Cuarto, asistir a 3 cursos formativos, de jornada completa o media, los temas, casi infinitos, pero asuntos de inteligencia emocional, hablar en público, gestión de conflictos, actualidad en los negocios, nuevas tendencias, etc., son asuntos que me pueden ayudar en mi desarrollo.

Quinto, esta parte es totalmente nueva para mí. He empezado a colaborar en un partido político, en la asociación de mi pueblo, y quiero aportar y colaborar en todo lo que pueda ser útil, esto también me va a llevar tiempo, pero lo tengo tras mi plan de optimización de mis tiempos y actividades.

El orden de los puntos no es tal cual lo he escrito, pero había que empezar por algo.

Hay algunos otros asuntos que tengo en mente, pero estos son más de ocio. Entre otros, recuperar el contacto con algunas personas que hace tiempo que no veo, realizar al menos 10 inmersiones este año (esto es objetivo principal, jeje), …

En definitiva va a ser para mí un año lleno de oportunidades de disfrutar y realizarme como persona y profesional.

No dejéis de darme ideas, incluso si alguien se atreve, que exponga sus planes.

Influenica Social

El día 5 de octubre por la tarde asistí a una conferencia muy interesante en el Simo Network en Ifema, Madrid.

La conferecia la daba mi amigo Rubén Turienzo uno de los mayores expertos en Influencia Social. En la conferencia, dirigida a CEO’s de TIC’s, Rubén se centró, siguiendo uno de sus lemas vitales “La grandeza de las cosas simples” en la capacidad de influir en la sociedad marcando tendencias, generar una potente imagen y una marca referente en el mercado.

El contenido de la charla transcurrió a través de la elaboración de un cóctel, aprovechando cada uno de los pasos para trasladarlo a ejemplos y casos en la vida de las organizaciones. Temas como la frescura, la innovación, la creatividad, las herramientas necesarias, los ingredientes, etc. fueron el eje de una charla de apenas 55′ que se hizo muy amena y que fue muy gráfica.

Los planteamientos de influenica social se basan en crear algo que sea diferente, que el cliente lo necesite realmente, aprovechando nuestras debililezas como lo llama él (convertir nuestras debilidades en fortalezas), sacando a relucir qué hacemos nosotros por los demás que nuestra competencia no va a ser capaz de hacer. Pequeños matices con grandes resultados, Coca-Cola Vs. refrescos de cola, que parecen lo mismo, pèro nunca van a llegar a ser iguales.

La influenica social es generar algo que luego pase a formar parte de la sociedad, y que ésta lo demande como normal. Rubén ponía el ejemplo de los grandes almacenes que empezaron a devolver el dinero si el producto no recultaba satisfactorio, ahora todos los comercios lo hacen porque la sociedad así lo demanda, pero hubo alguien que dió el primer paso, que arriesgó y tomó la iniciativa, unos valientes que marcaron un hito.

Autor de varios libros, en su última creación, Saca la Lengua, podemos leer el enfoque de Rubén Turienzo en la contraportada del libro:

“Descubre en este manual, un nuevo modelo de influencia social para alcanzar todo aquello que siempre has deseado y nunca te has atrevido a reivindicar. Utiliza las técnicas y herramientas concretas para ser la opción preferente y dibuja cada día una sonrisa al saber, que tu éxito está más cerca.

Olvida las etiquetas, los juicios y la frase “siempre se ha hecho así”. Cambia esa actitud del “no me se vender” y comienza a vender lo realmente importante: tus servicios y no tu persona. Abandona la constante crítica y negatividad poniendo en práctica soluciones reales y efectivas para conseguir destacar entre la multitud de oferta.

Saca la lengua es un símbolo de rebeldía, de descubrir nuevos caminos, de intentar solventar los momentos de crisis saliéndose de las normas establecidas. Es una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo y de diferenciación. Utilizando las poderosas herramientas del márketing y aplicándolas a la estrategia personal apostarás por convertirte en una persona empática, fresca, valiente, original, optimista y resolutiva. Una persona dispuesta a optimizar sus capacidades y desarrollar las de su equipo. Una persona que observa a su alrededor y aprende de Ikea, Apple, Pixar, Starbucks… Una persona dispuesta a hacer saltar las normas por los aires en los momentos de crisis, ya que como Einstein dijo:

“No podemos resolver los problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”

En esta última frase de Albert Einstein, descubrimos la esencia de los planteamientos de Rubén Turienzo en la excelente conferecia que dió en Ifema.

The road

Hace tres años me compré un libro, “La Carretera” de Cormac McCarthy. Por varias razones no me había puesto con él hasta esta semana pasada. Tenía todas las ganas del mundo de leérlo, pero iba dilatando el arranque de la experiencia, por fin he visto un hueco en mi ajetreada vida, y me he tirado al cuello, le he visto la yugular y no me lo he pensado más, he mordido fuerte y con ganas, disfrutando del momento.
De entrada estoy arrepentido de no haberlo hecho antes, si hubiera empezado en cuanto llegó a mis manos ahora ya lo habría leído un par de veces más, pero el transcurrir de mi días no me da mucho margen para la lectura.
El libro de McCarthy es bueno, muy bueno, desde mi punto de vista, claro está, aunque no soy el único que lo piensa, le han dado el Pulitzer por la obra, casi nada.

El libro nos pone en la piel de un hombre, del que no se desvela prácticamente nada de su pasado, que tras lo que parece una hecatombe nuclear, se dirige junto a su hijo hacia el sur de Estados Unidos en busca de un mejor clima y mayores posibilidades de supervivencia.
Básicamente el libro narra el viaje a partir de un punto indefinido del norte del país, hacia el sur a través de carreteras que recorren el país de norte a sur. Nuestro hombre lleva consigo a su hijo, un pequeño muchacho de edad indefenida, que es la razón de vivir del hombre, la única razón de su existencia, la supervivencia de su hijo. El planteamiento inicial se complica con unos paisajes infernales arrasados por el fin de los días, sin vegetación, sin animales y sin prácticamente ningún ser humano. La tierra quemada y llena de cenizas, el invierno nuclear frío y despiadado, un frío “capaz de romper las rocas” como dice él mismo en el libro. A medida que avanzamos en la lectura vamos descubriendo nuevos agentes que dificultan el avance y la supervivencia, caníbales en busca de presas frescas y jugosas, ejércitos organizados con palos y tuberías de acero, esclavos que forman parte del menú del día o que son utilizados para transportar los pocos restos que van encontrando a lo largo del camino.
A este panorama McCarthy le añade una grave enfermedad al padre que le dificulta aún más el avance hacia el mar, hacia el sur.
El planteamiento es desgarrador y bestial, sin comida, helados de frío, enfermo el padre y el hijo flaco y sin muchas fuerzas, huyendo del contacto con otros seres de la misma especie, rebuscando en casas y en tiendas, siempre acechando el peligro, el tremendo frío y el cansancio.

Durante la lectura te vas metiendo ene l papel del padre, Cormac McCarthy consigue que te acabes preocupando por la vida y la nutrición del hijo, la sensación de angustia se va acrecentando a medida que avanzan y se van encontrando barreras en el camino.

Realmente me ha impresionado, me ha encantado, me ha dejado un sabor agrío, a sangre y a comida rancia, el frío se me ha metido en el cuerpo incluso el olor a ceniza y humo. Un libro sin los nombres de los protagonistas, con el antes abierto, sin muchos detalles, los datos justos para que tú te hagas tu libro. Un final duro, pero abierto a la esperanza tras haberla despedazado durante todo el libro. Planteamientos de egoísmo, supervivencia, asesinato sin sentimiento de culpa, avanzar a cualquier precio, todo vale, o casi todo. Ellos son “los buenos” como dice el niño en varias ocasiones.

Recomiendo el libro, sin peros.

El estilo de escritura es otra característica importante de este autor, un ritmo sincopado, entrecortado, rápido sin casi orportunidad de respirar, que provoca que la lectura se acelere y devores páginas y páginas a un ritmo trepidante, sin perderte nada de lo que está ocurriendo, entrando en todos los rincones, viendo lo que vé el protagonista, sintiendo y padeciendo su sufrimiento y su angustia.

También se ha hecho una película, a la que me da un poco de miedo acercarme, pero creo que finalemente la veré. Nunca he encontrado una película mejor que su libro, pero algunas saben transmitir algunas de las cosas que en los libros vives, nunca todas.