La política comercial

Hace unos pocos días he tenido que renovar el seguro de mi coche, y me ha llamado la atención la Política Comercial de la compañía con la que hasta ahora, y desde que me compré el coche, había tenido mi seguro.

matriculaciones-coches-abc--644x362--644x362

Hace unos años las compañías aseguradoras te rebajaban el importe de la póliza si no habías tenido ninguna incidencia durante el año, esto cambió hace unos años. Entiendo que tenían que buscar la fórmula para tener más beneficios al cierre del año, porque no le encuentro otra explicación. Antes vendían que “premiaban” a los conductores que no tenían ningún siniestro, lógicamente, no les suponía ningún coste, y sí un buen ingreso sin complicaciones cada año.

Hace un tiempo que observo que las compañías, y no sólo las aseguradoras, “no quieren” fidelizar a sus clientes, quieren captar nuevos y así engordar la cartera. Lo que hay que reconocer que han hecho muy bien, es hacerse prácticamente invisibles para los que ya tienen en cartera. Así, si no estás al tanto, te cargan el seguro, o la cuota, en la cuenta, ya que lo has domiciliado por “comodidad”, y no te acuerdas el día que te vence. Tienes una idea aproximada, pero es una de aquellas cosas que dejamos pasar.

Pues bien, como decía, han solventado muy bien la fidelización de su cartera de clientes, te lo cargan en la cuenta, y por “comodidad” de nuevo, no lo echamos para atrás. Su fuerza de ventas y sus promociones están centradas en captar clientes nuevos, y dejan que los que ya lo son se “fidelicen” solos. A los que ya son clientes de antes, se les suben los precios y no reciben ningún tipo de beneficio en forma de promoción o descuento, así se cubren, los que sí reciben, los que están siendo captados de nuevas.

Pongamos un supuesto, una compañía tiene 10.000.000 clientes al empezar un año, y durante el año, con campañas agresivas y descuentos promocionales captan 2.500.000 clientes más. Llevamos una cuenta que nos arroja 12.500.000 clientes durante el año. Después debemos restarle los que se van, pongamos que se van 300.000, por estar descontentos con el servicio. Tenemos 12.200.000. Finalmente, hacemos una estimación de los que sí se van, porque han sido captados por otra compañía, o se han dedicado a buscar la mejor oferta del mercado (que casi nunca la encontrarás en tu compañía); pongamos que son 800.000. Ahora tenemos 11.400.000 clientes. Al cierre del año hemos incrementado nuestra cartera en 1.400.000 clientes, cosa que no está nada mal si lo multiplicamos por la cuota que paga cada uno y se la sumamos a las que ya tenemos.

Esa es la Política Comercial que han decidido adoptar en la gran mayoría de las empresas que dan servicios masivos, aseguradoras, gimnasios, canales de TV de pago, subscripciones a revistas, telefonía móvil, etc..

Sin duda es eficaz, tiene beneficios y han reducido el coste de los descuentos a clientes, ya que el grueso de sus carteras no tiene promociones o descuentos.No premian la fidelidad, sólo la desean, e indudablemente la consiguen, en parte, con las técnicas que he comentado antes.

Además, estamos hablando de que la competencia es pequeña, con lo que se pasan a los clientes de uno a otro, y los acaban recuperando al cabo de un tiempo, cuando se cierra el círculo de empresas que ofrecen ese servicio. La telefonía móvil es uno de esos casos, pocas compañías y millones de usuarios. Aunque éstas, están solventado este asunto, con los programas de puntos, y con los contratos de permanencia.

logos-OMVs_small 

Al fin y al cabo, lo que están haciendo es sustituir los métodos tradicionales de fidelización, por estos nuevos sistemas, que garantizan la continuidad de los clientes en sus carteras, pero desde mi punto de vista, no fidelizan. El cliente no se siente de esa compañía.

Lo que no sé si contemplan, es la sensación que dejan al cliente que se va por tener peor precio que el que acaba de llegar, o el sabor de boca que se te queda cuando no aprecian tu trayectoria de años como cliente rentable. Evidentemente, todo esto está contemplado, y de momento les compensa hacerlo así.

Creo que el enfoque de corto plazo que se ha instalado en la mayoría de organizaciones, tendrá su rendimiento inmediato, pero a medio y largo plazo provocará clientes descontentos o “subasteros” (clientes que se venderán al mejor precio). Esto obliga a bajar precios y ajustar condiciones, y en no mucho tiempo, perder los márgenes. Vender por precio tiene su mercado, pero creo que olvidan al cliente que quiere algo más.

De momento, en busca del mejor precio. Luego, ya veremos.

 

Anuncios

Now I’m Here

Como dice la canción de la gran banda inglesa “now I’m here”. Estoy con ganas de recuperar el ritmo de los mejores tiempos de mi bitácora. Ya son 4 años escribiendo en el blog, primero en el antiguo y después en este con nuevos vientos y nuevas esperanzas.

Como comentaba en mi post anterior, esta entrada va a estar dedicada a mis propósitos del año.

El principio de este año ha sido extraño en lo profesional, tenía un proyecto muy interesante entre manos, ilusionante y novedoso, suponía un giro importante en mi carrera profesional, pero, de momento se ha pospuesto el asunto sin fecha a la vista. A pesar del retraso en la puesta en marcha, no voy a dejar de ir poniendo piezas y construyendo unos fuertes cimientos para que cuando arranque sea un éxito.

Así pues uno de los propósitos de este año es rehacer y empezar a allanar el terreno para este asunto del que no puedo contar mucho más por respeto a los implicados. Sé que esto es poco concreto, pero “hasta aquí puedo leer” que decía aquella famosa frase del 1, 2, 3.

Mi siguiente propósito es seguir igual de comprometido y con las mismas fuerzas que lo he hecho hasta ahora en el proyecto que sigo desarrollando, en mi empresa de los últimos 10 años. Compromiso buscando nuevos negocios, nuevas fuentes de ingreso y produciendo. Con sesiones formativas, talleres experienciales, y sesiones de coaching, tanto grupales como individuales.

Los siguientes son referentes a mi desarrollo personal.

Primero, lectura, ya que en el último año casi no he leído nada, o menos. El trabajo y la familia me han absorbido el tiempo, pero eso no es excusa, es cuestión de organizarse, y eso sé muy bien como se hace. Mi objetivo 25 libros este año, en un principio me había propuesto 40, pero eso está fuera de mi alcance con el tiempo del que dispongo, por tanto he ajustado mi objetivo y lo voy a conseguir. En esta línea, si alguien tiene alguna propuesta de lectura, se aceptan sugerencias.

Segundo, cinco horas de lectura de blogs y escritura en el mío, además de comentar en blogs amigos y otros. En este apartado, mi objetivo es escribir al menos tres entradas a la semana.
Tercero, ya que paso menos tiempo con mis niñas y mi pareja del que querría, el tiempo que esté que sea de calidad, buscando armonía y entendimiento, educación y ayuda. Además añado a este objetivo incrementar el tiempo a compartir con mi pareja, más comunicación y menos televisión, o similares.

Cuarto, asistir a 3 cursos formativos, de jornada completa o media, los temas, casi infinitos, pero asuntos de inteligencia emocional, hablar en público, gestión de conflictos, actualidad en los negocios, nuevas tendencias, etc., son asuntos que me pueden ayudar en mi desarrollo.

Quinto, esta parte es totalmente nueva para mí. He empezado a colaborar en un partido político, en la asociación de mi pueblo, y quiero aportar y colaborar en todo lo que pueda ser útil, esto también me va a llevar tiempo, pero lo tengo tras mi plan de optimización de mis tiempos y actividades.

El orden de los puntos no es tal cual lo he escrito, pero había que empezar por algo.

Hay algunos otros asuntos que tengo en mente, pero estos son más de ocio. Entre otros, recuperar el contacto con algunas personas que hace tiempo que no veo, realizar al menos 10 inmersiones este año (esto es objetivo principal, jeje), …

En definitiva va a ser para mí un año lleno de oportunidades de disfrutar y realizarme como persona y profesional.

No dejéis de darme ideas, incluso si alguien se atreve, que exponga sus planes.

Influenica Social

El día 5 de octubre por la tarde asistí a una conferencia muy interesante en el Simo Network en Ifema, Madrid.

La conferecia la daba mi amigo Rubén Turienzo uno de los mayores expertos en Influencia Social. En la conferencia, dirigida a CEO’s de TIC’s, Rubén se centró, siguiendo uno de sus lemas vitales “La grandeza de las cosas simples” en la capacidad de influir en la sociedad marcando tendencias, generar una potente imagen y una marca referente en el mercado.

El contenido de la charla transcurrió a través de la elaboración de un cóctel, aprovechando cada uno de los pasos para trasladarlo a ejemplos y casos en la vida de las organizaciones. Temas como la frescura, la innovación, la creatividad, las herramientas necesarias, los ingredientes, etc. fueron el eje de una charla de apenas 55′ que se hizo muy amena y que fue muy gráfica.

Los planteamientos de influenica social se basan en crear algo que sea diferente, que el cliente lo necesite realmente, aprovechando nuestras debililezas como lo llama él (convertir nuestras debilidades en fortalezas), sacando a relucir qué hacemos nosotros por los demás que nuestra competencia no va a ser capaz de hacer. Pequeños matices con grandes resultados, Coca-Cola Vs. refrescos de cola, que parecen lo mismo, pèro nunca van a llegar a ser iguales.

La influenica social es generar algo que luego pase a formar parte de la sociedad, y que ésta lo demande como normal. Rubén ponía el ejemplo de los grandes almacenes que empezaron a devolver el dinero si el producto no recultaba satisfactorio, ahora todos los comercios lo hacen porque la sociedad así lo demanda, pero hubo alguien que dió el primer paso, que arriesgó y tomó la iniciativa, unos valientes que marcaron un hito.

Autor de varios libros, en su última creación, Saca la Lengua, podemos leer el enfoque de Rubén Turienzo en la contraportada del libro:

“Descubre en este manual, un nuevo modelo de influencia social para alcanzar todo aquello que siempre has deseado y nunca te has atrevido a reivindicar. Utiliza las técnicas y herramientas concretas para ser la opción preferente y dibuja cada día una sonrisa al saber, que tu éxito está más cerca.

Olvida las etiquetas, los juicios y la frase “siempre se ha hecho así”. Cambia esa actitud del “no me se vender” y comienza a vender lo realmente importante: tus servicios y no tu persona. Abandona la constante crítica y negatividad poniendo en práctica soluciones reales y efectivas para conseguir destacar entre la multitud de oferta.

Saca la lengua es un símbolo de rebeldía, de descubrir nuevos caminos, de intentar solventar los momentos de crisis saliéndose de las normas establecidas. Es una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo y de diferenciación. Utilizando las poderosas herramientas del márketing y aplicándolas a la estrategia personal apostarás por convertirte en una persona empática, fresca, valiente, original, optimista y resolutiva. Una persona dispuesta a optimizar sus capacidades y desarrollar las de su equipo. Una persona que observa a su alrededor y aprende de Ikea, Apple, Pixar, Starbucks… Una persona dispuesta a hacer saltar las normas por los aires en los momentos de crisis, ya que como Einstein dijo:

“No podemos resolver los problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”

En esta última frase de Albert Einstein, descubrimos la esencia de los planteamientos de Rubén Turienzo en la excelente conferecia que dió en Ifema.

Retorno a los orígenes

A raíz de la crisis que estamos padeciendo, y el incierto futuro que nos espera una vez pasado el vendaval económico, me planteo la siguiente cuestión.

¿Por qué no volvemos al campo?

En realidad no todos, pero creo que hay parte de la población que podría optar por esta alternativa.

Es cierto que somos animales de costumbres, y que sacarnos de la ciudad e irnos al campo, nos parece fantástico durante unas vacaciones o un estupendo fin de semana. Pero irse a vivir allí todo el año, es harina de otro costal.

A pesar de esto, también sabemos que somos capaces de adaptarnos a nuevos medios sin que nos resulte un trauma irreversible y de por vida.

La vida en el campo, no es tan dura como antes. La modernización de la maquinaria, la tecnología disponible y la cercanía de las grandes ciudades, pueden hacer mucho más llevadera la vida que antes era tan dura y sólo para algunos pocos soportable.

Frío en invierno, calor en verano, jornadas interminables de trabajo físico, manos duras como la piedra, y una piel curtida por las inclemencias de la vida a la intemperie.

Ahora, esta vida casi imposible, se ha suavizado mucho, y hace posible que mucha de la gente que vive en las grandes capitales pueda plantearse seriamente hacer la migración a los orígenes de las sociedades que conocemos hoy en día.

La vida en el campo plantea varias ventajas importantes contra la vida en la “city”.
En primer lugar, una de las grandes losas que sufrimos hoy en día, el pago de la hipoteca para la vivienda. En las zonas rurales, el precio es hasta un 70 % más barata, o por el mismo precio tenemos un confortable y espacioso caserón.
La vida, en general es mucho más barata, la compra se puede reducir hasta un 30 %, sin tener en cuenta, que toda buena casa de campo que se precie, tiene su huertecillo y sus cuatro gallinas.
Los desplazamientos en coche son mucho más cortos y seguro, sin atascos. Por tanto el gasto en combustible se puede llegar a reducir hasta un 60 – 80 %.

Podríamos decir que el ahorro de costes que tanto nos preocupa en los tiempos que corren, es muy importante en la vida rural.

En segundo lugar debemos contemplar otro asunto que sólo nos ocupa cuando nos falla, la salud. La vida rural es menos intensa i estresante que la de la urbe. El ritmo más pausado, a veces desesperante para los de ciudad cuando vamos los fines de semana, mucho más sano para nuestro corazón y nuestra mente.
En el campo se dispone de mucho más tiempo para todo, la lectura y la vida contemplativa, son posibles sin estrictas agendas para sacar una horita de vez en cuando para estos menesteres.

Es verdad que el clima es más duro, pero las viviendas de hoy en día están perfectamente climatizadas y adaptadas a la vida acomodada que se cree tener en la ciudad.
La ropa también ha evolucionado mucho. Ya le hubiera gustado a mi bis-abuelo disponer de un forro polar, o un gore-tex cuando salía a pescar, o iba al campo a arar.

Así, podemos ver que lo de emigrar al mundo rural, tiene sus ventajas, aunque también sus desventajas. Pero por que no planteárselo, al menos poner la opción encima de la mesa y darle un tiempo de reflexión y valoración.

Lo veo como una alternativa muy razonable para gente que se ha quedado sin trabajo y las está pasando canutas para sacar adelante una familia o a sí mismos.

¿Por qué no?

“El trabajo dignifica”

Esta frase que se la había oído tantas veces a mi abuelo y a la gente mayor está muy bien, el problema es cuando el trabajo no es digno.
Entiendo por digno, por aquel que cumple unos mínimos. Mínimos como, un alta en la seguridad social, un salario acorde con la actividad desarrollada y unas condiciones de salubridad decentes y reguladas.
Estos serían los mínimos muy mínimos. A partir de aquí creo que un trabajo debe cumplir con otros requisitos. Sé que esto en los tiempos que corren es mucho pedir o casi utópico, pero así como creo que es mejor trabajar en casi cualquier cosa que estar en casa, también creo que si un trabajo cumple con esta serie de cuestiones facilita al trabajador una vida mejor y más feliz.
El lugar de trabajo es un sitio en el que pasamos la mayor parte de nuestra vida de “despiertos”, la teoría dice que es un tercio, pero en muy pocos casos es así. Siempre hay horas de más para terminar esto o aquello, o rematar algún asunto para poder empezar el día siguiente un poco más preparado. Visto así, la mayoría de nuestras relaciones sociales se producen en el trabajo, por lo que, y este es uno de mis “otros requisitos”, es muy positivo y motivador que haya un buen ambiente de trabajo, lo contrario nos produce desasosiego y mal humor, rechazo y en algunos casos agresividad.

Otro de los requisitos que para mí son fundamentales es la inversión en mí como trabajador, por parte de la empresa. Esta inversión pasa tener un buen material de trabajo según la necesidad, bolígrafos, papel, un ordenador, etc en algunos casos y en otros, casco, trajes, botas y medidas extras de seguridad. También la inversión debe ir enfocada en mi desarrollo como profesional, a través de formación y planes de carrera bien enfocados. Esto satisface y motiva sobremanera, y más si el propio empleado lo conoce y sabe de la preocupación de la organización por él y su carrera profesional.
Otro de “mis requisitos” ideales es la conciliación de la vida personal y laboral. En este sentido es impotante que tanto trabajador como empresa entiendan las necesidades de un y otro. Hace no mucho en un reportaje que ví en televisión, se hablaba que había algunas empresas que habían conseguido flexibilizar sus horarios de entrada, comida y salida para que sus trbajadores pudieran encajar su trabajo con otras actividades como llevar a los hijos al colegio, ir al gimnasio, etc. Este es otra de las cosas que motivan fuertemente al trabajador. Cada vez en más empresas se está buscando la forma de poder tele-trabajar, esto refuerza la responsabilidad del trabajador y el compromiso con el proyecto empresarial para el que trabaja.

Éstas son entre otras cosas, las que los trabajadores valoramos como un esfuerzo que hace nuestra empresa por nosotros, que genera compromiso y consigue motivar.

Si los trabajadores sienten esta ocupación y esta preocupación por parte de la empresa es altamente probable que esa sea una empresa con buena imagen y una proyección a nivel humano conocida por el sector y su entorno, será reconocida por todos como aquel sitio dónde todos quieren trabajar.

¿No es mucho mejor tener esa imagen que una más oscura y dura?
Pensemos en qué pueden hacer los empresarios y directivos por nosotros, pidámoslo y ganarán con nosotros.

La influenica social

Mi buen amigo Rubén Turienzo postea una entrada hoy en su blog sobre un tema muy interesante, “la influencia social”, como concepto global, no como manipulación ni para conseguir jugosos objetivos monetarios.

Leed su post, es realmente interesante, y disfrutad del vídeo que ha colgado, el nivel de influenica es brutal, y el objetivo es simple, baílemos, disfrutemos, seamos uno.

Rubén plantea desde la “estartegia personal” la consecución de un objetivo claro la IS, con objetivos profesionales de mejora y desarrollo y también para la mejora del entorno social.

El poder del ser humano social queda latente en las herramientas que Rubén va a proponer en su próximo libro.

“Una sola persona puede cambiar el mundo, pero sólo si consigue influir en una sociedad que le secunde.
Llega el momento de la influencia personal” afirma Rubén en su blog.

Espero con impaciencia su nueva publicación, que como las anteriores nos aportará ideas frescas e innovadoras.

Vacaciones y Negocios I

Empieza el nuevo curso lectivo, las vacaciones han terminado y volvemos a nuestro día a día.
La reincorporación al trabajo suele ser dura, porque estamos con el ritmo cambiado, acostumbrados a improvisar cada día, y a decidir sobre la marcha qué vamos a hacer durante el día, eso son básicamnete las vacaciones, salir de las rutinas y los rituales del año de trabajo.
Durante las vacaciones aprovechas para hacer cosas que durante el año “no te da tiempo”, dedicas tiempo a la reflexión, a no hacer nada, aprentemente, aunque siempre, nuestro cerebro está funcionando, rondando una u otra cosa.
Estos momentos de relax y reflexión son muy saludables y productivos, o al menos eso pienso yo. Pues bien, este año me reservaré algunos ratos a la semana para parar y hacer volar mi mente. Incluso para el trabajo es muy positivo, nos da una prespectiva que no solemos tomar en cuenta en la borágine del día que nos engulle nuestro preciado y valioso tiempo. Dedicarnos un tiempo a pensar en nuestra vida, en qué queremos hacer, en a dónde queremos llegar, también aplica en nuestro negocio.

Esta sana costumbre, a pesar de ser consciente de que es muy positiva, no la he llegado a poner en mi agenda nunca, y si la he puesto no he respetado el espacio reservado.
Mi primer objetivo este curso va a ser este, dedicar un tiempo todas las semanas en pensar en el negocio.

Otro cosa que aprovecho para hacer en vacaciones es ver a gente que durante todo el año prácticamente no veo, o veo de pasada, gente importante para mí. A pesar de intentarlo, no llego a todo, y no veo a todas las personas con las que me hubiera gustado pasar un buen rato.
Pues bien, esto también se puede aplicar al trabajo. Alimentar los contactos es fundamental, mantenerlos vital para nuestro negocio. Esto lo tenemos bastante claro, pero a veces olvidamos gente importante, a la que dejamos de ver por dejadez o por pura pereza, y esto es lo que hay que evitar. Hacer una lista al principio del curso lectivo de los contactos que tenemos un poco abandonados o en stand-by, y completarla con los contactos más habituales será nuestra base para la labor comercial de mantenimiento.

Por tanto, otro objetivo fundamental para el buen funcionamiento del negocio es , revisar nuestros contactos, y reforzar algunos y retomar otros.
Así que ya tenemos otro objetivo para este curso.

En nuestro tiempo vacacional también dedicamos mucho tiempo en disfrutar de la família, y de nuestra gente más cercana, vivir con ellos momentos sencillos pero plenos de satisfacciones y emoción.
De nuevo, esto aplica a nuestro trabajo. Podríamos decir que nuestra família es nuestro equipo. El fomentar y potenciar nuestra relación con ellos no es tarea sencilla, es uno de los asuntos más olvidados en nuestras empresas, en cambio es esencial para el óptimo desarrollo de casi cualquier actividad en nuestra organización.
Según nuestra posición dentro del equipo, o nuestro rol, nuestra relación tendrá uno u otro enfoque, pero lo importante es la relación. Que debe ser de confianza y sincera, honesta y exigente con todas los asuntos que nos afecten.

Objetivo siguiente, por tanto, fomentar y desarrolar mi relación con mi equipo, trabajar con y para ellos, y así conseguir la máxima eficacia en cada uno de nuestros trabajos y relaciones profesionales.

Hasta aquí la primera parte de esta entrada en la que intento visualizar las situaciones que nos encontramos en vacaciones y que nos pueden servir también para nuestro trabajo, haciéndolo más productivo y eficaz.

y1pUS-uZwh1CkkNesFkP04L6xF-bGipEAeTs90g4WjXuKmc8yxePjX1Yjqmf_brFP67LdMpefM8kmc

A toda vela. El talento del equipo.

Regat_03

Mi buen amigo Rubén Turienzo en su blog anuncia la inminente salida al mercado de un libro que hemos escrito juntos. Un libro enfocado a todo aquel que tenga ganas de pasar un buen rato leyendo una historia interesante repleta de buenas ideas y herramientas útiles para el trabajo que nos ocupa el día día.
Nuestro planteamiento es dar una serie de herramientas enfocadas a “motivar, potenciar y activar a esas personas que parece que han perdido la ilusión por el trabajo. Un libro que servirá para impulsar a que se actúe de forma correcta y que aquellos trabajadores y trabajadoras que se autolimitan, descubran un nuevo rumbo”
El contenido técnico se basa en activación de equipos, coaching positivo y desarrollo de talentos, con un enfoque innovador, la idea es dar unas pautas que sean muy útiles y prácticas, que cualqier lector pueda aplicar fácilmente estas técnicas y obtenga resultados en su trabajo y en su desarrollo como profesional.
La distribución en dos partes del libro lo convierte en una novela muy entretenida y dinámica por un lado y en un manual repleto de utilidades, práctico y cercano a las necesidades del trabajo profesional y bien estructurado.
La experiencia de escribir con Rubén este libro ha sido fantástica, él me ha dado la facilidad de hacer algo que hacía tiempo me rondaba y tenía muchas ganas de hacer. El estímulo de Rubén me ha lanzado a tirarme a la piscina, a poner un pie delante del otro y comenzar a andar, me ha dado la seguridad que necesitaba y el apoyo justo en el momento justo. La capacidad de Rubén para ilusionar y movilizar es impresionante, y conmigo ha logrado romper todos los muros que me impedían hacer algo de este calibre, ha anulado mis miedos con razón e ilusión.
Hemos planteado una visión clara de lo que queríamos que fuera este libro, y hemos conseguido un producto final magnífico, limpio, claro y sencillo.

Regat_00

He puesto toda la ilusión en este proyecto, y espero que sea un gran éxito, que a la gente le guste y que sea realmente muy útil y práctico, ya que ese es nuestro objetivo principal, que cada uno que coja el libro pueda sacarle partido y le ayude en su labor como profesional.

Una muesca en el corazón

Este fin de semana he tenido una experiencia vital. He vivido, he sentido, he reído, he conectado, he estado.
Este fin de semana he estado en Urdaibai, Euskadi, reserva de la biosfera. Como cierre del máster que ya he comentado en varias de mis entradas en el blog, el MPA (MBA con la P de personas), hemos pasado un fin de semana casi todos los alumnos y algunos profesores juntos en este enclave precioso y formidable.


Salimos el viernes por la mañana de la puerta de la escuela, lugar dónde hemos vivido todos juntos, tardes y mañanas de auténtica pasión, emoción y corazón, momentos que han llenado mi vida de grandes experiencias.
En Madrid nevaba con ganas, y la previsión del tiempo no era nada alagüeña para emprender el viaje. Nos fuimos encontrando todos delante del autocar que nos iba a llevar en este viaje. A medida que iban llegando mis queridos compañeros, se iban amontonando las maletas debajo del tejadillo de la puerta de un aparcamiento que está al lado de la puerta de escuela. Abrazos, risas, besos, palabras, historias se mezclaban en el ambiente frío.
Tomamos un café todos juntos y subimos al autocar. Nadie se planteó la posibilidad de anular el viaje debido a la climatología, no entraba en nuestros planes dejarlo para otro día, este era nuestro momento. Así que a las 10.30 nos subimos al autocar Rubén, Nekane, Manuel, Víctor, Montse, Zoe, Juan Carlos, Malena, Miluca, Cristina, Miguel Ángel, Rosa, Oscar, Andrés el conductor y yo.
La salida de Madrid fue terrible, casi dos horas y media para tomar la A-I, pero dentro del autocar se vivía otro clima distinto, fuera nevaba, los coches se amontonaban en los arcenes, circulaban nerviosos, pero dentro la calidez de las personas covertían el autobús en un paseo por una playa tropical al amanecer.
En el ambiente bullía la risa, la emoción, hablando unos con otros, moviéndonos de un lado a otro, para comentar esto o aquello.
Pasé gran parte del viaje con Manuel, ese gran tipo que ya comenté en mi entrada anterior, un buen amigo. Nekane, una mujer increible y fascinante, brillante y despierta, con una sonrisa llena de luz, inteligente, muy agradable, observadora y atenta con todos nosotros. Este año nos ha regalado su sabiduría, su conocimiento y todo el cariño que llena su gran corazón. En la parte trasera del autobús también estaba Rubén, un crack en todo su esplendor, divertido, rebelde, rompedor, listo como un hurón, atento a todo lo que se mueve a su alrededor, con una claridad de ideas impresionante, brillante en su trabajo, y muy cariñoso con nosotros. También estuvo mucho rato mi queridísima Montse, un amor, una preciosidad. El gran Víctor compartió con nosotros algún rato, Malena se acercó alguna vez, con su sonrisa simpática y encantadora, Miluca, alegría y sonrisa, compartió también algunos momentos del largo camino hasta salir de las cercanías de la ciudad. Rosa se acercó a saludarnos y a vernos también alguna vez, así como Oscar.
Un personaje realmente increíble, la pequeña Zoe, estuvo casi todo el viaje con nosotros. Zoe me ha dejado maravillado unas cuantas veces este fin de semana, tímida, despierta e inquieta, sonriente y con una mente fascinante, absolutamente imprescindible en este viaje. Zoe estuvo como una campeona todo el viaje jugando, charlando con unos y otros, riendo y escuchando atentamente a todo el mundo. También pasó mucho rato por la zona trasera Juan Carlos del que no dejo de aprender cosas, todo un personaje, una persona brillante como pocas he conocido, inteligente y creativo.
Nuestro plan era recoger a María en Burgos y comer con ella camino del norte. Pero el monumental atasco a la salida de la ciudad y las dificultades en la carretera nos hicieron parar a comer a apenas 100 kilómetros de Madrid, todavía a 130 km. de Burgos, así que llamamos a María para advertirle de la situación, y proponerle que comiera por su cuenta a la espera de nuestra llegada.
Después de comer nos pusimos en marcha de nuevo camino de nuestra siguiente parada, Burgos. Muchas más dificultades en la carretera antes de llegar a Burgos sobre las ocho de la tarde. Allí recogimos a María, que estaba que se subía por las paredes de los nervios, que había pasado todo el día esperando nuestra llegada.
María, uno de mis queridos amores en esta experiencia, mi amiga, subió al autocar cargada de provisiones y continuamos camino hacia el aeropuerto de Bilbao, dónde habíamos quedado con otro de mis amores, Mª del Mar. Estuvo esperándonos unas cuantas horas, que aporvechó estupendamente paseando por Bilbao.
Por fin estábamos todos en al autocar, estábamos completos y a punto de seguir la aventura que había empezado por la mañana para salir de Madrid.
LLegamos sobre las 23.30 a Ibarrangelu para cenar. Una cena estupenda, como siempre que he comido en este maravillosa zona, abundante y muy rica.
Después nos hemos distribuido en dos casas, unos han ido a la mítica Txopebenta y otros nos hemos ido al hotel Ermintxo, no sin antes entrar a saludar a la anfitriona en Txopebenta, Arantxa, una mujer encantadora, muy amable y cariñosa, y a que nos enseñara la increible casa rural en la que algunos iban a pasar el fin de semana y que iba a ser nuestro punto de reunión y lugar de trabajo.
A la llegada al Hotel nos distribuimos las habitaciones y acordamos tomar unas copas todos juntos para charlar y pasar un rato agradable. Nos reímos y nos divertimos, nos seguimos conociendo, nos contamos muchas cosas, fue una velada muy agradable.
A eso de las 8.00 nos levantamos para desayunar a las 8.30 en el hotel. Nos vinieron a recoger el resto de compañeros en un coche y los amables dueños del pequeño hotel nos prestaron dos coches más para poder ir al Bosque de Oma, pintado por Agustín de Ibarrola.

Tres kilómetros andando para llegar al lugar, en el camino, aire puro, contacto con la naturaleza, percepción del entorno, conexión con el maravilloso paraje que nos acogía. Charlamos animadamente con unos y otros, de esto y de aquello, se me hizo cortísimo. Al llegar al lugar donde Ibarrola pintó los troncos de los pinos, descubrimos la maravilla de la obra del artista. Más de 500 pinos de Monterrey pintados. Es difícil describirlo, es mejor vivirlo y sentirlo en primera persona, muy recomendable.
De vuelta al aparcamiento dónde habíamos dejado los coches, de nuevo charla animada, risas, sonrisas y un ambiente fantástico entre nosotros. LLegamos a un bar y nos tomamos unas cervezas con unas rabas, al aire libre, intentando captar los primeros rayos de sol que asomaban por detrás de la montaña, un gustazo.
Después Juan Carlos consiguió a través de Arantxa (la propietaria de Txopebenta) que nos abrieran el Centro de Recuperación de especies de Basondo. Itziar nos llevó entre los animales que allí viven, y nos dió unas explicaciones de en qué consiste este centro y qué hacen allí. En realidad no es un zoo, es un refugio para la fauna silvestre amenazada. Hay linces, bisontes europeos, jabalíes, zorros, lobos, entre otras muchas especíes.
Después nos fuimos a comer, lo hicimos en Atxoste, no sin antes sufrir un pequeño contratiempo. A mitad de camino, uno de los tres coches que llevábamos sufrió una avería, y tuvimos que reorganizarnos. A pesar de que parecía que alguien tendría que perderse la comida o parte de esta, al final y en un tiempo récord el asunto estaba encarrilado y solucionado, los astros se habían alineado para que la avería no nos supusiera ningún problema. Un par de decisones bien tomadas y la acción contribuyeron a la alineación de los astros.
Comimos y casi al final de la comida ha aparecido Javi, que venía desde Madrid, luchando contra el tiempo y la climatología.
Por la tarde, después de comer, nos fuimos a las playas de Laga y Laida. Paseamos por la playa, sentimos el mar, y disfrutamos del atardecer y una temperatura muy agradable.

A eso de las 18.00 hemos empezado en Txopebenta nuestra sesión de trabajo. Hemos presentado todos nuestra Marca Personal, labor que nos encargó Rubén después de darnos las pautas para poder hacerlo y hacerlo bien. Rubén es un experto en Estrategia Personal, y ha compartido con nosotros sus conocimientos y su saber sobre el asunto.
Cada uno ha expuesto su proyecto y su Marca Personal y después de cada exposición, entre todos hemos intentado mejorar lo que cada uno había trabajado. Ha sido una muy buena sesión de trabajo, que me ha sido muy útil.
Después Nekane nos ha sentado en círculo alrededor de la chimenena y ha apropuesto un par de temas para debatir. Como experta en Ética, Valores y equilibrio de vida, y través de sus enseñanazas de este curso, ha dirigido el debate en la conexión de la Marca Personal con estos pilares que sustentan a las personas en su hacer profesional y personal.
Una tarde maravillosa, en la que hemos compartido y aprendido, en la que nos hemos entregado a nuestros compañeros y profesores. La cosa hubiera dado para toda la noche, pero a las 21.00 Juan Carlos ha cerrado la sesión y nos hemos ido a cenar al hotel dónde estábamos alojados unos cuantos.
Después de una cena fantástica los que habitaban Txopebenta se han retirado y los demás nos volvimos a juntar para tomar una copa y charlar animadamente de muchos y variados temas. De nuevo risas, cariño, y una conexión entre nosotros realmente única.
A eso de las 09.00 desayuno en Txopebenta y después otra sesión de trabajo. Primero Miguel Ángel nos ha propuesto a través de la tecnología la ruptura con los sistemas cerrados, nos ha expuesto los nuevos conceptos, las 8 competencias planteadas por la Unión Europea en el año de la creatividad y la innovación.
Después Juan Carlos a través de un trébol dibujado por María, nos ha planteado través de este el Talento-Marca personal, la Tolerancia-Ética, la Tecnología-Era Conceptual y el Liderazgo.
Como colofón, Juan Carlos nos ha pedido que expusiéramos uno a uno nuestra lección vital de este MPA.
Ha salido, la pérdida del miedo a avanzar, arriesgar, los cambios de paradigma, y muchas otras cosas, pero sobre todo nuestra lección vital hemos sido nosotros mismos con los demás, lo que nos hemos regalado unos a otros, con generosidad, nos hemos entregado nuestros corazones, nuestras almas y nuestras mentes. Nos hemos hecho los unos a los otros, nos hemos completado y llenado.

A las 11.00 hemos recogido y nos hemos subido al autocar para visitar Mundaka y Bermeo, y después nos hemos ido al Aeropuerto a dejar a Nekane que se iba a Barcelona y a María del Mar que si iba a Sevilla. Hemos retomado la marcha y nos hemos dirigido a Burgos, parando antes a comer en una estación de servicio. En Burgos hemos dejado a María, ha bajado del autocar apenada y triste.
Camino de Madrid Manuel, Víctor y yo hemos tenido una charla larga y tranquila, Víctor nos ha movido a la reflexión y a poner en marcha las cosas en las que creemos, o a luchar contra las que nos parecen injustas.

Ha sido un retorno triste. Al llegar a Madrid, nos hemos despedido y cada uno se ha ido a casa.

Hemos echado mucho de menos a Esther, a Núria, a Jacqueline y a Miguel, además de muchos profesores que nos hubiera encantado que hubieran estado con nosotros compartiendo este fabuloso fin de semana/fin de Máster.
Como ya comenté en mi entrada anterior, este curso me ha servido entre muchas otras cosas, para descubrir. He descubierto, sobre todo, a personas, grandes personas. Gente que hoy son mis amigos, gente a la que recordaré el resto de mi vida aunque no los vuelva a ver.
Entendimiento, respeto, amor, corazón, mente, alma, espíritu, saber, pasión, sentimiento, entrega, y muchísimo más. Son regalos que me llevo conmigo y que me han hecho una muesca en el corazón, una marca que llevaré siempre conmigo, porque elllos forman parte de mí.
Hasta pronto.

La vuelta

Sí, es verdad ya hace una semana que he empezado a trabajar y unos diez días que he vuelto de vaciones, pero este año gracias a tener unas buenas vacaciones he aterrizado suavemente y no he tenido malas sensaciones ni síndrome traumático degenerativo, ni leches. Por contra puedo afirmar que estoy contento de haber vuelto.

Siempre dejando claro que estar de vacaciones es mejor que ir a trabajar, sin duda, y más si las vacaciones son equilibradas y relajantes, o al menos relativamente relajantes.

He descansado tanto mental como físicamente y estoy listo para afrontar este último trimestre con ganas y energías renovadas, lo que me echen.

La vuelta empezó con una clase el primer viernes que estaba en casa, gracias al contenido de los temas y a los “impartidores” fue muy bien. El volver a ver a mis queridos compañeros de clase también ayudó mucho.

La vuelta al trabajo también fue muy bien, sin ningún “cuerpo extraño” en mi mesa, con todo rodando tal y como lo dejé casi un mes antes, y sin incidencias.

A lo mejor es suerte, pero creo que nada ocurre por que sí, ni nada cambia sin más. Por tanto puedo sentirme satisfecho del buen trabajo realizado todo el año, por mis compañeros y por mi mismo y por nuestros pastores que nos han guiado muy bien.

También he de decir que la vuelta al trabajo fue después de unos días muy completos de fiestas patronales, con reecuentros y momentos inolvidables, de carcajadas y buena compañía.

Para rematar el martes era fiesta en Madrid y pude llevar a mi hija al colegio, con la sorpresa de que me encontré de nuevo, como el año pasado, un plan de acogida diseñado por alguna mente brillante que me obligó a quedarme en la clase con mi hija y el resto de niños para que el proceso de vuelta al cole no les resulte tan traumático. La verdad, la mayoría de ellos no me parecieron nada traumatizados, no hicieron caso alguno a los progenitores que estábamos allí, escepto en algún momento puntual.
Me llenó de orgullo ver la sociabilidad de mi hija a pesar de su corta edad, de ver como se desenvolvía con todos sus compañeros y con los mayores que pululaban por allí. Me encantó ver como mi hija promovía un momento de dibujo para todos sus compañeros, instando a la profesora a repartir colores y papel para todos sus colegas y sentándose todos en las mini-mesas como si fuera una actividad planificada de clase.

Pues nada que aquí estoy, de vuelta al cole, al curro, al día a día, reluciente y a punto como un F-1 en la parrila de salida.
Salut!!!!

Y llegan las vacaciones

Ha llegado el tan esperado momento, el fin del “curso” 2007-2008.
Este ha sido un curso largo y difícil, pero muy satisfactorio, tanto a nivel personal como a nivel profesional.
Ha sido un año de mucho trabajo, y no del que yo me esperaba, pero a principios del 2009, esto quedará solucionado y encaminado. Hemos realizado una muy buena labor, y esto me produce mucha satisfacción. Javi y yo hemos llevado el departamento como una seda, y ha funcionado como una máquina bien engrasada. Hemos crecido como equipo (aunque sea de dos, lo es), y a pesar de nuestras diferencias hemos trabajado en una muy buena dirección.
La segunda parte del curso ha sido especialmente dura, el tener que asistir a clase todos los viernes y los sábados me ha desgastado mucho a todos los niveles. A pesar de ello, creo que es una experiencia muy positiva, que recordaré toda la vida, y estoy muy satisfecho con los avances y conocimientos que he ido adquiriendo. Todavía queda la segunda parte, de septiembre a enero. Jamás creí que volvería a estudiar, nunca estudié mucho, y estoy plenamente inmerso en el temario y en los asuntos que se nos proponen en clase, en realidad estoy disfrutando como un enano. Además he conocido y voy a conocer gente muy interesante.

Entre el profesorado, destacar a Pilar, a José Mª, a Laura, a Oscar, a Marta, a José Juan y a Juan Carlos, gente con la que pasarías horas charlando, pero sobretodo escuchando sus experiencias y sus conocimientos. Brillantes y muy grandes, gente con un poderío mental excepcional, y gente normal con la que se puede hablar de lo que sea, a pesar de su altísimo nivel (algunos nombrados públicamente gurús en sus especialidades), buena gente todos ellos.

Entre mis compañeros, todos, gente increible, un grupo excepcional. Con algunos he tenido más relación que con otros, ya sea por los trabajos de grupo ya sea por las cervecitas de después de clase, por pura afinidad o por buen “feeling”.

Son Miluca, Jacqueline, Núria, mi compañero Javi, Víctor, Manuel, Esther, Montse, Miguel, Cristina, Malena, Mª del Mar y María. Con estas cuatro últimas realizamos un trabajo en grupo que fue toda una experiencia, y en el que me lo pasé de lujo.
Con Mª del Mar (abrazo de caracol) y María (Maryposa en todo su esplendor) hemos coincidido algunos días tomando cervecitas y algún día he cenado con ellas, hemos empezado una muy buena relación y muy especial, se podría decir que nos hemos cogido cariño, un cariño de buenos amigos, nos lo pasamos de vicio juntos y disfrutamos charlando. Miguel también se ha unido algún día después de clase, al igual que Manuel y Víctor, buena gente todos, hemos conectado muy bien, hay buen rollo.

Este curso también ha sido muy especial porque he vivido el crecimiento como personita de mi hija, en octubre cumplirá dos años y es uno de los soles de mi vida. Me ilumina la vida, y me hace crecer junto a ella, me encanta verla hacer cualquier cosa, son momentos vitales para mí. Mi pareja es otro de mis soles, y a pesar de los momentos difíciles me ha demostrado que es una gran persona, capaz de luchar por lo que quiere y de salir adelante a pesar de las dificultades, ella también me ilumina con toda su fuerza.

Todo lo que he podido hacer este curso ha sido en gran parte gracias a mis padres, mi padre me “instó” a estudiar, gracias por la insistencia y el apoyo. Y mi madre es la que ha aguantado junto con mi pareja los malos humores y momentos de cansancio. Además ella nos está ayudando a cuidar de mi hija y le da todo el amor del mundo, cosa que le agradeceré eternamente. Ellos también son ahora cruciales y vitales para mí, en realidad siempre lo han sido, pero esto merece una entrada a parte, otro día de inspiración.

Además este curso he conocido más a Kike y a Pili, que con su hija Alejandra han compartido con nosotros algún que otro fin de semana. Mi mejor amigo Franky ha estado aquí para ir al concierto de Metallica, que para mí siempre es un evento imprescindible (ver a mi mi amigo y a Metallica). He hecho unas cuantas inmersiones y cada vez “fluyo” mejor debajo del agua. He empezado este blog, y a través de él he conocido gente, como Marc.
Hay gente a la que echado de menos, que casi no los he visto, o no los visto nada, Toni, Pedro y Beatriz (con sus vástagos), Carmen, Carles y su prole, y muchos más. Es una de mis tareas para el próximo curso. No sé por qué, pero he echado de menos a mi abuela María, he pensado mucho en ella, y me hubiera encantado hablar con ella muchos ratos, pero ya no está, hace mucho que no está, y siempre la he ehcado de menos, pero este año especialmente.
Creo que no está nada mal, ha sido un curso completito, lleno de emociones y muy buenos momentos, de nuevas experiencias y aprendizaje, lleno de gente importante para mí.

Y sí, me voy de vaciones hasta septiembre, mi cuerpo lo necesita, mi coco lo necesita, mi alma también lo necesita, yo lo necesito.

Un abrazo muy grande para los que entréis en el blog este final de verano, y para los que no, también.

Buenas vacaciones a todos.