Paisajes

En vista del éxito de mi post “Un nuevo paisaje”, y que a todos nos gusta disfrutar de bonitos paisajes, os dejo algunas fotos más de fantásticos paraísos.

Aporvechad para ver más allá de la foto, concentraos en lo que os transmite el sitio, intentad visualizaros allí, y sentir lo que sentiríais si estuviérais allí.

Anuncios

Vacaciones y Negocios I

Empieza el nuevo curso lectivo, las vacaciones han terminado y volvemos a nuestro día a día.
La reincorporación al trabajo suele ser dura, porque estamos con el ritmo cambiado, acostumbrados a improvisar cada día, y a decidir sobre la marcha qué vamos a hacer durante el día, eso son básicamnete las vacaciones, salir de las rutinas y los rituales del año de trabajo.
Durante las vacaciones aprovechas para hacer cosas que durante el año “no te da tiempo”, dedicas tiempo a la reflexión, a no hacer nada, aprentemente, aunque siempre, nuestro cerebro está funcionando, rondando una u otra cosa.
Estos momentos de relax y reflexión son muy saludables y productivos, o al menos eso pienso yo. Pues bien, este año me reservaré algunos ratos a la semana para parar y hacer volar mi mente. Incluso para el trabajo es muy positivo, nos da una prespectiva que no solemos tomar en cuenta en la borágine del día que nos engulle nuestro preciado y valioso tiempo. Dedicarnos un tiempo a pensar en nuestra vida, en qué queremos hacer, en a dónde queremos llegar, también aplica en nuestro negocio.

Esta sana costumbre, a pesar de ser consciente de que es muy positiva, no la he llegado a poner en mi agenda nunca, y si la he puesto no he respetado el espacio reservado.
Mi primer objetivo este curso va a ser este, dedicar un tiempo todas las semanas en pensar en el negocio.

Otro cosa que aprovecho para hacer en vacaciones es ver a gente que durante todo el año prácticamente no veo, o veo de pasada, gente importante para mí. A pesar de intentarlo, no llego a todo, y no veo a todas las personas con las que me hubiera gustado pasar un buen rato.
Pues bien, esto también se puede aplicar al trabajo. Alimentar los contactos es fundamental, mantenerlos vital para nuestro negocio. Esto lo tenemos bastante claro, pero a veces olvidamos gente importante, a la que dejamos de ver por dejadez o por pura pereza, y esto es lo que hay que evitar. Hacer una lista al principio del curso lectivo de los contactos que tenemos un poco abandonados o en stand-by, y completarla con los contactos más habituales será nuestra base para la labor comercial de mantenimiento.

Por tanto, otro objetivo fundamental para el buen funcionamiento del negocio es , revisar nuestros contactos, y reforzar algunos y retomar otros.
Así que ya tenemos otro objetivo para este curso.

En nuestro tiempo vacacional también dedicamos mucho tiempo en disfrutar de la família, y de nuestra gente más cercana, vivir con ellos momentos sencillos pero plenos de satisfacciones y emoción.
De nuevo, esto aplica a nuestro trabajo. Podríamos decir que nuestra família es nuestro equipo. El fomentar y potenciar nuestra relación con ellos no es tarea sencilla, es uno de los asuntos más olvidados en nuestras empresas, en cambio es esencial para el óptimo desarrollo de casi cualquier actividad en nuestra organización.
Según nuestra posición dentro del equipo, o nuestro rol, nuestra relación tendrá uno u otro enfoque, pero lo importante es la relación. Que debe ser de confianza y sincera, honesta y exigente con todas los asuntos que nos afecten.

Objetivo siguiente, por tanto, fomentar y desarrolar mi relación con mi equipo, trabajar con y para ellos, y así conseguir la máxima eficacia en cada uno de nuestros trabajos y relaciones profesionales.

Hasta aquí la primera parte de esta entrada en la que intento visualizar las situaciones que nos encontramos en vacaciones y que nos pueden servir también para nuestro trabajo, haciéndolo más productivo y eficaz.

y1pUS-uZwh1CkkNesFkP04L6xF-bGipEAeTs90g4WjXuKmc8yxePjX1Yjqmf_brFP67LdMpefM8kmc

Cierre estival

Por fin llegó la época de las piscinas, de irse a la playa, de broncearnos al sol y de las fantásticas noches de verano.
La magia del verano está aquí, ha llegado, como todos los años por estas épocas, claro.

playas-paradisiacas-fondos-pantalla-p

Este verano va a ser un poco distinto, con el nuevo mienbro de la família el descanso no va a ser tal, además añadimos trabajo y escritura. Aunque no es el verano idílico que tengo en mente, estoy seguro de que será un verano fantástico y especial. Provecharé para hacer algunas inmersiones, para cenar en alguna terraza, parair a la playa, para ver a mi gente, para vivir a tope la mejor época del año.

En septiembre volveré con las pilas cargadas y con el libro que estoy escribiendo con Rubén Turienzo debajo del brazo, listo para presentarlo a la vuelta de las vacaciones.

Espero que todos lo que pululáis por mi blog tengáis un verano estupendo y muy especial. Aprovechad para querer, para vivir, para sentir, para hacer todo aquello que no habéis podido hacer durante el duro y largo invierno. Tomad las playas, las terrazas, las noches y los amaneceres, las puestas de sol con los pies en la arena blanca. Disfrutad de lo vuestro.

cerramos

Decidme dónde váis, qué váis a hacer, qué váis a vivir. Decidme qué va a ser o qué ha sido de vosotros.
Gracias a todos por esta fabulosa temporada, os espero a la vuelta de vacaciones, con todas las fuerzas y las ganas del mundo para emprender y crear.

La vuelta

Sí, es verdad ya hace una semana que he empezado a trabajar y unos diez días que he vuelto de vaciones, pero este año gracias a tener unas buenas vacaciones he aterrizado suavemente y no he tenido malas sensaciones ni síndrome traumático degenerativo, ni leches. Por contra puedo afirmar que estoy contento de haber vuelto.

Siempre dejando claro que estar de vacaciones es mejor que ir a trabajar, sin duda, y más si las vacaciones son equilibradas y relajantes, o al menos relativamente relajantes.

He descansado tanto mental como físicamente y estoy listo para afrontar este último trimestre con ganas y energías renovadas, lo que me echen.

La vuelta empezó con una clase el primer viernes que estaba en casa, gracias al contenido de los temas y a los “impartidores” fue muy bien. El volver a ver a mis queridos compañeros de clase también ayudó mucho.

La vuelta al trabajo también fue muy bien, sin ningún “cuerpo extraño” en mi mesa, con todo rodando tal y como lo dejé casi un mes antes, y sin incidencias.

A lo mejor es suerte, pero creo que nada ocurre por que sí, ni nada cambia sin más. Por tanto puedo sentirme satisfecho del buen trabajo realizado todo el año, por mis compañeros y por mi mismo y por nuestros pastores que nos han guiado muy bien.

También he de decir que la vuelta al trabajo fue después de unos días muy completos de fiestas patronales, con reecuentros y momentos inolvidables, de carcajadas y buena compañía.

Para rematar el martes era fiesta en Madrid y pude llevar a mi hija al colegio, con la sorpresa de que me encontré de nuevo, como el año pasado, un plan de acogida diseñado por alguna mente brillante que me obligó a quedarme en la clase con mi hija y el resto de niños para que el proceso de vuelta al cole no les resulte tan traumático. La verdad, la mayoría de ellos no me parecieron nada traumatizados, no hicieron caso alguno a los progenitores que estábamos allí, escepto en algún momento puntual.
Me llenó de orgullo ver la sociabilidad de mi hija a pesar de su corta edad, de ver como se desenvolvía con todos sus compañeros y con los mayores que pululaban por allí. Me encantó ver como mi hija promovía un momento de dibujo para todos sus compañeros, instando a la profesora a repartir colores y papel para todos sus colegas y sentándose todos en las mini-mesas como si fuera una actividad planificada de clase.

Pues nada que aquí estoy, de vuelta al cole, al curro, al día a día, reluciente y a punto como un F-1 en la parrila de salida.
Salut!!!!

Y llegan las vacaciones

Ha llegado el tan esperado momento, el fin del “curso” 2007-2008.
Este ha sido un curso largo y difícil, pero muy satisfactorio, tanto a nivel personal como a nivel profesional.
Ha sido un año de mucho trabajo, y no del que yo me esperaba, pero a principios del 2009, esto quedará solucionado y encaminado. Hemos realizado una muy buena labor, y esto me produce mucha satisfacción. Javi y yo hemos llevado el departamento como una seda, y ha funcionado como una máquina bien engrasada. Hemos crecido como equipo (aunque sea de dos, lo es), y a pesar de nuestras diferencias hemos trabajado en una muy buena dirección.
La segunda parte del curso ha sido especialmente dura, el tener que asistir a clase todos los viernes y los sábados me ha desgastado mucho a todos los niveles. A pesar de ello, creo que es una experiencia muy positiva, que recordaré toda la vida, y estoy muy satisfecho con los avances y conocimientos que he ido adquiriendo. Todavía queda la segunda parte, de septiembre a enero. Jamás creí que volvería a estudiar, nunca estudié mucho, y estoy plenamente inmerso en el temario y en los asuntos que se nos proponen en clase, en realidad estoy disfrutando como un enano. Además he conocido y voy a conocer gente muy interesante.

Entre el profesorado, destacar a Pilar, a José Mª, a Laura, a Oscar, a Marta, a José Juan y a Juan Carlos, gente con la que pasarías horas charlando, pero sobretodo escuchando sus experiencias y sus conocimientos. Brillantes y muy grandes, gente con un poderío mental excepcional, y gente normal con la que se puede hablar de lo que sea, a pesar de su altísimo nivel (algunos nombrados públicamente gurús en sus especialidades), buena gente todos ellos.

Entre mis compañeros, todos, gente increible, un grupo excepcional. Con algunos he tenido más relación que con otros, ya sea por los trabajos de grupo ya sea por las cervecitas de después de clase, por pura afinidad o por buen “feeling”.

Son Miluca, Jacqueline, Núria, mi compañero Javi, Víctor, Manuel, Esther, Montse, Miguel, Cristina, Malena, Mª del Mar y María. Con estas cuatro últimas realizamos un trabajo en grupo que fue toda una experiencia, y en el que me lo pasé de lujo.
Con Mª del Mar (abrazo de caracol) y María (Maryposa en todo su esplendor) hemos coincidido algunos días tomando cervecitas y algún día he cenado con ellas, hemos empezado una muy buena relación y muy especial, se podría decir que nos hemos cogido cariño, un cariño de buenos amigos, nos lo pasamos de vicio juntos y disfrutamos charlando. Miguel también se ha unido algún día después de clase, al igual que Manuel y Víctor, buena gente todos, hemos conectado muy bien, hay buen rollo.

Este curso también ha sido muy especial porque he vivido el crecimiento como personita de mi hija, en octubre cumplirá dos años y es uno de los soles de mi vida. Me ilumina la vida, y me hace crecer junto a ella, me encanta verla hacer cualquier cosa, son momentos vitales para mí. Mi pareja es otro de mis soles, y a pesar de los momentos difíciles me ha demostrado que es una gran persona, capaz de luchar por lo que quiere y de salir adelante a pesar de las dificultades, ella también me ilumina con toda su fuerza.

Todo lo que he podido hacer este curso ha sido en gran parte gracias a mis padres, mi padre me “instó” a estudiar, gracias por la insistencia y el apoyo. Y mi madre es la que ha aguantado junto con mi pareja los malos humores y momentos de cansancio. Además ella nos está ayudando a cuidar de mi hija y le da todo el amor del mundo, cosa que le agradeceré eternamente. Ellos también son ahora cruciales y vitales para mí, en realidad siempre lo han sido, pero esto merece una entrada a parte, otro día de inspiración.

Además este curso he conocido más a Kike y a Pili, que con su hija Alejandra han compartido con nosotros algún que otro fin de semana. Mi mejor amigo Franky ha estado aquí para ir al concierto de Metallica, que para mí siempre es un evento imprescindible (ver a mi mi amigo y a Metallica). He hecho unas cuantas inmersiones y cada vez “fluyo” mejor debajo del agua. He empezado este blog, y a través de él he conocido gente, como Marc.
Hay gente a la que echado de menos, que casi no los he visto, o no los visto nada, Toni, Pedro y Beatriz (con sus vástagos), Carmen, Carles y su prole, y muchos más. Es una de mis tareas para el próximo curso. No sé por qué, pero he echado de menos a mi abuela María, he pensado mucho en ella, y me hubiera encantado hablar con ella muchos ratos, pero ya no está, hace mucho que no está, y siempre la he ehcado de menos, pero este año especialmente.
Creo que no está nada mal, ha sido un curso completito, lleno de emociones y muy buenos momentos, de nuevas experiencias y aprendizaje, lleno de gente importante para mí.

Y sí, me voy de vaciones hasta septiembre, mi cuerpo lo necesita, mi coco lo necesita, mi alma también lo necesita, yo lo necesito.

Un abrazo muy grande para los que entréis en el blog este final de verano, y para los que no, también.

Buenas vacaciones a todos.

1 de Agosto

Esta era antes la fecha señalada para el éxodo de las grandes ciudades y la ocupación total de las costas de todo el país. Recuerdo hace unos quince años que paseabas por Madrid o Barcelona y eras el único ser humano en kilómetros a la redonda. La gente se refugiaba en los pocos sitios que disponían de un aire acondicionado que funcionara en condiciones, “El Corte Inglés” básicamente. Todavía no había cientos de centros comerciales disgregados por la periferia de las ciudades, como ahora ocurre.

Ahora esto no ocurre, las ciudades no quedan vacías, quedan ligeramente en calma y a según que horas no parece agosto. La población ha crecido mucho y la gente se distribuye las vaciones a lo largo del año. Quedan pocos que cojan todo el mes de agosto para irse de vaciones, ahora entre julio y agosto, la gente se coge de dos a tres semanas de vaciones, y se guardan una, para otra época del año en que se puede viajar a mejor precio, para pasar las navidades en família, o para irse a esquiar en enero o febrero.

A pesar de todo esto, la operación salida del 1 de agosto es el terror de todos los habitantes de las grandes ciudades, y también de los habitantes de los pueblos costeros que esperan la gran invasión entre el 1 y el 4 de agosto.

También han cambiado los vehículos en los que nos desplazamos. Han mejorado sustancialmente el confort y las prestaciones, como ilustra muy bien el gran Forges en su viñeta de hoy.

Aún así, el viaje, sobre todo hacia el levante desde Madrid suele ser una locura de un calibre inhumano. Las horas bajo el sol, las estaciones de servicio con las bebidas frías agotadas, sin existencias de combustible en muchos casos y un viaje de unos 400 kilómetros que dura unas 10 horas.

Pero hay que irse de vaciones, hay que descansar del duro trabajo de todo el año, y hay que mojarse el culo en el mar como mandan los cánones. Los clásicos no pueden faltar, el chiringuito playero, la cervecita en la terracita, el helado chorreante en la cara de algún niño y un sinfín de artilugios e infraestructura en las playas de nuestro país (las mesillas plegables, las colchonetas, las imprescindibles piscinas hinchables, el termo con el gazpachito, las hamacas para no ensuciarse de arena, el bocata aceitoso de sardinas en conserva, la nevera repleta, y un largo etcétera).

El verano, que maravilla. El mar, la playa, la tranqilidad de una calita bañada por el mediterráneo, la brisa marina, el pantalón corto y las chanclas. Esto sí que es vida.