No esperes …

Eso me dijo un buen amigo hace pocos días, no esperes que nadie te soluciones la vida. Sin duda, llevo mucho tiempo en esa convicción, en ese planteamiento de vida, pero de vez en cuando necesito el cariño, el apoyo y tener la sensación de no estar solo.

Hace ya unos años decidí que yo guiaría mi vida, tomaría mis decisiones y llevaría a cabo mis planes y objetivos, sin esperar nada de nadie. Con el tiempo me he dado cuenta de mi error. Está bien ser firme en tus planteamientos y tirar para adelante para conseguir tus objetivos, pero yo, como ser relacional que me manifiesto, necesito a los demás.

Necesito que mi entrono también sea comprensivo conmigo, que no condescendiente. Necesito que alguien de vez en cuando me eche un cable y me diga que no desespere, que todo llega cuando uno se lo trabaja. Necesito que alguien esté a mi lado por tener su calor y su aliento.

Necesito saber que no soy el único que se siente así.

Así me siento de humano, de vulnerable y de necesitado de mi entorno. Y en algunos momentos me pareció debilidad y flojera, pero no es así.

Gracias por estar ahí. Gracias por empujarme, por prestarme el hombro, o por simplemente regalarme un abrazo.

Sigo adelante, rumbo fijo y a pesar del viento en contra, llegaré a mi destino.

Longevidad y Salud

El pasado domingo, en la 2 emitieron un documental fascinante. El misterio de los centenarios. En le documental se explicaba como en todo el mundo crecen los grupos, o entornos, sí, sí grupos o entornos, en los que la media de edad es superior a la media de la zona, el país o el continente. La mayoría están por encima de la media mundial.

El documental que recomiendo, abundaba en las razones de esta sorprendente longevidad en según qué entornos. El récord lo ostenta Japón, y Okinawa es su estandarte, a pesar de la Batalla de Okinawa, que mermó de manera importante su población.

Foto: 2GM Blog

Una de las teorías de esta longevidad, es que la dieta de los centenarios de todo el mundo es baja en calorías y en la que se consumen pocas cantidades de comida. Lo que favorece una bajísima tasa de enfermedades cardiovasculares. La actividad física de los pastores, intensa y sostenida en Cerdeña, Italia, también repercute en su prolongada edad.

Pero estas no son las únicas explicaciones que sustentan esta extensa longevidad.

A la semana siguiente mi amigo Miguel Ángel me regaló un libro: Fueras de serie de Malcolm Gladwell. En el primer capítulo del libro se habla de las peculiaridades de una población en Pensilvania. Roseto (población italiana situada al sureste de Roma) da también el nombre a una ciudad del estado de Pensilvania (USA), debido a los inmigrantes italianos que se instalaron allí a finales del siglo XIX. Esta población estaba muy por debajo de la medía en enfermedades cardiovasculares, en el libro se dice:

image

El doctor Wolf estuvo investigando con sus colegas médicos y sociólogos de la universidad de Oklahoma (año 1850) y a pesar de que la población tenía hábitos alimenticios muy similares a los del resto de los estados de la costa este, y no realizaban un ejercicio más allá del habitual del ir a trabajar, comprar, etc. sí había un hecho diferencial. La vida social, el entorno de seguridad y el apoyo de la comunidad eran la gran diferencia con el resto de comunidades.

En Roseto se habían importado las costumbres sociales de la madre patria. La vida en la calle, las comidas en familia, el compartir vivienda varias generaciones, facilitaban un estado anímico y emocional que en consecuencia proporcionaba un estado de salud óptimo.

El el documental de la 2, también hablaba de los Adventistas como comunidad muy longeva. En este caso, uno de los factores de la elevada edad de sus miembros y su salud de hierro, al igual que en Roseto, es el soporte y el apoyo de la comunidad y los momentos en “familia”.

En el documental no se hablaba del buen humor, pero se percibía en la gran mayoría de centenarios, sonrisas, carcajadas y positivismo ante la vida. Sin duda, el reir y tomarse la vida con humor les ayuda a vivir mejor y más tiempo.

Hay otro factor que se cita en el documental que me parece de una importancia capital, en la gente de avanzada edad, lo que les empujaba a vivir más, era que le habían encontrado el sentido a la vida, sabían por qué querían vivir, tenían un objetivo vital.

Dos ciudadanos de tercera edad sonriendo a cada uno de los otros Foto de archivo - 6398176

Foto:123RF

No sé si queréis vivir mucho, pero si queréis vivir mejor el tiempo que paséis pro aquí, os recomiendo que sigáis estos ejemplos. Rodearos de una comunidad que os apoyo y os genere seguridad y confort, y tomaros la vida con buen humor, relativizando los problemas y siendo positivos en todo momento.

Es curioso, pero estos también son pilares fundamentales de la Resiliencia, como cuento en mi libro Gana la Resiliencia.

Gana la Resiliencia

Ahora que termina la feria del libro de Madrid quiero compartir una de las experiencias más interesantes de los últimos años.

feria-libro-madrid

La experiencia empieza por la decisión de escribir un libro. Siempre me ha gustado escribir, pero nunca me había planteado la posibilidad de llegar a publicar uno. Supongo que a todos los que nos gusta escribir, nos encantaría que nos publicasen un libro, o más de uno, en realidad.

Pues yo he tenido la suerte de poder publicar uno, y todo gracias a mi estimado amigo Rubén Turienzo. Él me propuso escribir juntos un libro, sobre equipos, y Resiliencia. Y sin más nos pusimos a ello; mucha gente nos ha preguntado por las dificultades de escribir entre dos un texto homogéneo y con una misma estructura, pero la verdad es que una vez cogido el ritmo, la dificultad se desvaneció. Al principio, es verdad, tuvimos que ajustar y coordinar nuestros estilos. Al ser la primera parte una novela, esto entrañaba cierta dificultad, porque en el caso de la parte final del libro, que es un ensayo, la cosa se simplificó bastante. Así que simplemente empezamos a escribir, y cuando uno acababa, se lo pasaba al otro, y este leía lo que ya estaba escrito y seguía el hilo argumental y la estructura. A pesar de todo, previamente tuvimos que definir y acordar el objetivo del libro, y los objetivos intermedios, como en el trabajo en equipo, uno de los temas que tratamos en nuestro libro. 

 

Cub_Gana la resilencia_MaquetaciÛn 1

 

La Resiliencia es, según nos dice la física, la capacidad de los cuerpos de recuperar su estado original tras sufrir una deformación. Este concepto ha ido ganando terreno en los últimos años y ahora es uno de los secretos del éxito personal y de cualquier organización.

Superar las situaciones adversas saliendo fortalecido de ellas es la clave que se esconde en Gana la resiliencia.

Como decía antes la primera parte del libro es una aventura novelada en la que el protagonista, Markus Mark, recibe el encargo de dirigir al equipo de su empresa en la regata anual. Mark se enfrenta a un grupo desmotivado, carente de confianza y enfrentado, al que tiene que convertir en un equipo resiliente para lograr su misión.

Su aventura nos enseñará a trabajar y fortalecer conceptos como optimismo, motivación, superación y confianza, elementos clave para crear equipos de trabajo eficaces y en los que los trabajadores den lo mejor de sí mismos.

Aquí os dejo los primeros párrafos del libro, animaros y compradlo, os resultará ameno y muy útil y sobretodo fácil de comprender.

 

1. El astillero

O de por qué fomentar el optimismo.

«El optimista tiene siempre un proyecto; el pesimista, una excusa».

Anónimo

Me llamo Markus Mark. Un nombre curioso, lo sé. Nací hace treinta y pocos años en la ciudad más bonita de Europa. Mi ocupación principal consiste en vivir la vida a mi manera y disfrutar de la gente que me hace feliz. Algo que resulta bastante más fácil de escribir que el hecho en sí de llevarlo a cabo.

¿Por qué nos empeñamos en hacer la vida tan difícil?

Me gano la vida asesorando a empresas sobre cómo optimizar sus recursos y gestionar mejor su potencial humano. Un área denominada gestión y desarrollo del talento.

Explicar cómo he llegado a trabajar en este sector o incorporar datos sobre mi experiencia pasada sería muy aburrido y tengo mucho que contar. Lo resumiré en algo simple. Un día se plantó ante mí la posibilidad de trabajar en algo que me hiciese llegar feliz a casa por las noches y además si con eso podía ayudar a otras personas a vivir mejor, la decisión estaba clara, ¿no?

Siempre me he tomado la existencia con sentido del humor. Mi vida personal parece un guión de cualquier late night show. He vivido anécdotas con las se podrían escribir cientos de monólogos del club de la comedia y es que, cuando siempre ves la vida de manera positiva, es lo que suele suceder. Te expones a vivir situaciones mucho más agradables y divertidas.

Laboralmente, intento seguir siempre con el mismo planteamiento. Horarios interminables, reuniones eternas y largos informes que redactar han convertido a la oficina en el lugar en el que pasamos más tiempo de nuestra vida. ¿No sería mejor si decidiésemos disfrutar un poco más y tomarnos las cosas con sentido del humor y resiliencia?

El humor es un potente catalizador capaz de crear ambientes más relajados y favorecedores para la solución de problemas y el establecimiento de unas relaciones más fluidas.

El sentido del humor hace de polea y nos ayuda a soportar la excesiva carga de trabajo, nos protege contra el estrés, es una excelente medicina y una extraordinaria terapia. Contribuye a reducir la tensión, ansiedad y, por supuesto, la depresión.

No debemos asociar tener sentido del humor con ser el graciosillo de turno. Ir contando chistes a todas horas o imitando a nuestro cómico favorito por los despachos sólo reflejará que no tenemos otra cosa mejor que hacer. Y créeme, a tus jefes eso no les hará ni pizca de gracia.

Pues bien este el inicio, mucho más en el interior. Os lo recomiendo.

En la feria del libro he tenido la oportunidad de conocer a personas de todo tipo, escritores, políticos, y gente de la calle. Siempre es interesante conversar con la gente que tiene inquietudes y desea conocer más, la feria es un sitio ideal para eso.

Es mi primera experiencia como escritor en la feria, y espero poder repetir. Ha sido bonito vivir esos momentos y compartir con la gente instantes de conversación y charla. Volveré, seguro.

Pau Sala